ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • COSTA RICA INDIGENCIA

    "Chepe se baña", la dignidad de una gota en el rostro de la indigencia

    20 de enero de 2018

    San José, 20 ene (EFE).- La iniciativa "Chepe se baña" llega a las calles de la capital de Costa Rica para darle dignidad, por medio del agua, a la población indigente que constantemente es invisibilizada por sus adicciones y estilo de vida.

    Algunos han pasado meses sin bañarse, otros días, pero indiferentemente del tiempo, para ellos una gota de agua es "oro, una bendición", dice a Efe José Miguel Aguilar, de 35 años.

    Aguilar pasa sus noches en el parque La Salud, ubicado en el centro de San José, donde no cuenta con acceso a servicios básicos, ni siquiera un techo para poder dormir.

    Sin embargo, gracias a "Chepe se baña" ha podido bañarse los últimos dos días, mientras que este sábado está esperando ser el próximo en la lista para poder tomar nuevamente una ducha.

    "Cada vez que están yo siempre voy, para mí bañarse es una bendición", dice con una sonrisa mientras lava con sus manos y un poco de jabón una pantaloneta en una de las fuentes de un parque.

    "Ellos nos dan café, nos cortan el pelo, nos dan ropa limpia, zapatos, pantalones, esto con que ando me lo dieron ellos, y ahora con el frío que hace nos dan cobijas. Yo todo lo aprovecho y me lo dejo, no como otros que lo venden", dice Aguilar.

    Viste un pantalón de mezclilla y anda sin camisa, en sus tatuajes se pueden leer los nombres de sus hijos, uno que tiene 15 años y sus gemelas, de 9 años, a quienes no ve tan seguido como desearía.

    La iniciativa "Chepe se baña", impulsada por la Fundación ProMundo, organización que atiende personas en estado vulnerable, es para los habitantes de la calle una razón más para seguir luchando.

    Se trata de un autobús, que se traslada a distintos puntos de la capital, equipado con dos duchas. Ahí les brindan champú, desodorante, crema, cepillo, pasta de dientes, afeitadora y hasta una mudada de ropa limpia, entre otras cosas.

    "Uno ve el cambio y hasta ganas de vivir nos dan", afirmó a Efe Glenda Ávila, quien además llevaba una pequeña capa de maquillaje.

    "Estas pequeñas cosas para nosotros que somos una población despreciada es muy importante porque ellos le dan a uno el lugar de persona, de gente".

    Datos del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) indican que en Costa Rica hay aproximadamente 2.000 personas que son habitantes de la calle, sin embargo, su identificación y registro es una dificultad para las autoridades nacionales.

    La indigencia es una situación social que ha venido en aumento y que se ha constituido en un reto, ya que existen múltiples causas asociadas al problema como la pobreza, el desempleo, la violencia intrafamiliar, la adicción al alcohol y otras drogas.

    "Ayer hubo baile y hasta cantamos, entonces con esas cosas uno no piensa en drogas, ni que vive en la calle. La gente prefería estar aquí que estar consumiendo", explicó Ávila, quien tiene siete meses sin consumir estupefacientes y asegura que buscar un trabajo le ha sido muy difícil por sus antecedentes de robo agravado y homicidio.

    La población en situación de indigencia es constantemente invisibilizada, rechazada y discriminada por la misma sociedad, por eso "Chepe se baña" trata de darles un rostro y regresar la mira hacia esas personas que deambulan por las calles de la capital.

    "El agua es algo primordial, para mí bañarme fue algo impactante, algo que yo alabo. Me bañé, me cambié, me dieron zapatitos, me hice la barba. Véame, me siento feliz", dijo entre lágrimas Víctor Manuel Bojorges tras bajar del autobús.

    El presidente de la Fundación ProMundo, Mauricio Villalobos, manifestó a Efe que ellos buscan darles "dignidad por medio del agua".

    "Más que con el adicto trabajamos con el humano. Nosotros no nos enfocamos en internarlos, ni reincorporarlos, sino que vemos al humano que necesita atención. El habitante de la calle es muy invisible en temas de justicia, derechos, salud y ellos tienen también necesidades, algo tan básico como el agua era importante dárselos", destacó Villalobos.

    El proyecto consta de cuatro autobuses para San José. La idea es que trabajen todos los días en distintos puntos y horarios. De momento solamente hay uno que atiende aproximadamente a 200 personas al día.

    "Imagínese lo que produce esto en una persona que tiene ocho meses de no bañarse, el agua limpia todo emocionalmente, psicológicamente y físicamente. El agua es poderosa y una ducha es accesibilidad, respeto, igualdad y dignidad", dijo Villalobos.

    La Fundación continúa recibiendo donativos porque entre sus planes también se encuentra una lavandería móvil, un camión de comida y una barbería sobre ruedas, con el fin de continuar mejorando la calidad de vida de los indigentes.