ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • CICLISMO VUELTA 2018

    La Vuelta 2018 dará espectáculo con montaña, crono larga y final explosivo

    13 de enero de 2018

    Estepona (Málaga), 13 ene (EFE).- El recorrido de la Vuelta 2018 presentado en el auditorio Felipe VI de Estepona (Málaga) ofrecerá en su 73 edición su sello habitual de abundante montaña e incluye una crono larga de 32,7 kilómetros en la última semana que será uno de los jueces de la prueba junto al Coll de la Gallina, puerto andorrano que espera la víspera del final en Madrid.

    Fiel a su estilo de buscar nuevos alicientes montañosos la Vuelta, que comenzará en Málaga el 25 de agosto y finalizará en Madrid el 16 de septiembre, hace un nuevo llamamiento a la batalla por todo lo alto, aunque en esta ocasión el recorrido se muestra más amable para los velocistas que tendrán sus opciones de gloria en varias etapas.

    En el menú se incluyen 5 etapas de montaña, 2 finales en alto, 6 de media montaña, 6 llanas, dos contrarrelojes, la inicial de 8 kilómetros y una larga de 32,7 en la decimosexta y 2 jornadas de descanso.

    Las grandes novedades son los nuevos puertos de Alfacar (Granada, 4a etapa), Les Praeres (Asturias, 14a) y el Monte Oiz (Bizkaia, 17a), novedades que se mezclan con el tradicional ascenso a Lagos de Covadonga y el menos habitual de La Covatilla en Salamanca, que aportará interés a la segunda semana.

    Un recorrido "equilibrado con ocasiones para todos que busca el espectáculo de principio a fin", según explicó Javier Guillén, director de la Vuelta, y con una tercera semana explosiva que decidirá el podio, con la crono de Cantabria y sobre todo, el último escalón con la etapa reina el penúltimo día con final en el Coll de la Gallina, con 6 puertos y meta a casi 1.580 metros de altitud.

    La Vuelta empezará con un tinte cultural, ya que lanzará la crono inicial desde el Cubo del Centro Pompidou de Málaga. Aún en la provincia malagueña empezará la fiesta el segundo día con la llegada a Caminito del Rey, una cima de segunda categoría que estrenó en 2015 el colombiano Esteban Chaves

    Tras una ondulada tercera etapa, en la cuarta ofrece marcha para los favoritos, con el ascenso a Alfacar, de 12 kilómetros y rampas que llegan al 20 por ciento de desnivel. Primer pulso serio de la Vuelta a España.

    Tras un tránsito de media montaña por tierras de Granada y Almería, los esprinters tratarán de vivir sus días de gloria en las metas de San Javier, Pozo Alcón y Almadén. El pelotón serpenteará entre Murcia y Andalucía antes de entrar en Castilla la Mancha.

    Antes de disfrutar de la primera jornada de descanso llegará el plato fuerte de la segunda semana, la novena etapa entre Talavera y la estación invernal de La Covatilla, cuya cima se sitúa a caso 2.000 metros de altitud. La Vuelta regresa a Salamanca y descansará en la capital charra el 3 de septiembre.

    Tras el reposo la Vuelta de meterá en tierras zamoranas para partir de Monbuey y llegar a la Ribeira Sacra, en Galicia, con la etapa más larga de la edición con 208 kilómetros de recorrido y un perfil para intentar aventuras. Sin salir de la comunidad gallega se ofrece un posible esprint en la llegada a Estaca de Bares, el punto más septentrional de la península.

    La Vuelta entrará en zona caliente con el tríptico astur leonés en las etapas 12, 13 y 14, donde esperan La Camperona, que vuelve tras dos años para ofrecer un duro ascenso que concluye a casi 1.600 metros de altitud. Un día más tarde, coincidiendo con el Día de Asturias, 8 de septiembre, un plato fuerte con la llegada al inédito les Praeres Navia, una novedad que puede sorprender por su ascenso explosivo de 4 kilómetros que incluye rampas del 15 por ciento.

    La trilogía de montaña se cerrará con la mítica cima de los Lagos de Covadonga, que será visitada por la Vuelta por vigésima primera ocasión. Con un desnivel de 4.000 metros la etapa promete, ya que además incluirá una doble subida a El Fito. Nairo Quintana fue el último conquistador de Lagos.

    Después del segundo día de descanso la carrera vuelve a la acción con otra cita clave, la contrarreloj individual de 32,7 kilómetros entre Santillana del Mar y Torrelavega, una oportunidad para los especialistas, que podrán compensar el tiempo que pudieran perder en la montaña.

    El ritmo ya no para en lo que resta hasta Madrid, pues en la etapa 17 habrá día de máxima expectación con una de las jornadas más esperadas. La Vuelta entra en el País Vasco con un recorrido que empezará en Getxo y finalizará en la inédita cima del Monte Oiz, por el Balcón de Bizkaia, con 5 kilómetros finales por encima del 10 por ciento y superando por momentos el 19. Dura jornada con más de 3000 metros de desnivel acumulado.

    Tras la tempestad montañosa tregua y opción para los velocistas en la llegada a Lleida, donde ya hay que reunir las fuerzas que queden para el desenlace final de la ronda. La decimonovena etapa entre la capital ilerdense y Andorra es asequible casi en totalidad, pero al final espera el ascenso a La Rabassa, donde los líderes tendrán que estar atentos.

    La víspera de la conclusión guardará intriga y emoción con la etapa reina, de solo 105 kilómetros entre Andorra y la cima del Coll de la Gallina. Seis puertos en el menú con doble paso por La Comella y Beixalis antes de la subida definitiva de 7 kilómetros al 8 por ciento de media y repechos del 15.

    La Gallina se ha subido en tres ocasiones y esta vez será el juez final de la 73 edición. Su dureza se resume en 4.000 metros de desnivel. Los favoritos con opciones quemarán las naves en el puerto andorrano que desemboca en 1.580 metros de altitud.

    El homenaje al vencedor tendrá lugar en los 112 kilómetros de etapa entre Alcorcón de Madrid. Antes, el traslado desde el Principado a la capital.

    Guillén:"La Vuelta irá de menos a más y será emocionante hasta el final"

    Estepona (Málaga), 13 ene (EFE).- Javier Guillén, director de la Vuelta, señaló que la "Vuelta 2018 irá de menos a más y será emocionante hasta el final", y se mostró, tras desvelar el recorrido en Estepona (Málaga), ilusionado en su apuesta "por un modelo que funciona y que garantiza el espectáculo".

    "Seguimos apostando por un modelo que funciona, con un recorrido equilibrado que apuesta por la montaña y finales con alicientes, con novedades que nos ilusionan, como la salida desde el Museo Pompidou y la inclusión de nuevos puertos mezclados con los tradicionales. Este año la Vuelta ofrecerá opciones a todo tipo de corredor", señaló a EFE el máximo responsable de la ronda española.

    Guillén está convencido de que "será una Vuelta que irá de menos a más y que ofrecerá grandes alicientes en la tercera semana. Desde la etapa de La Camperona (13a) la carrera cobrará intensidad ya hasta el final y tendrá el colofón de la penúltima etapa con final en el Coll de la Gallina".

    En su afán por estimular el espectáculo desde el principio, la organización, explica Guillén, "apuesta por incluir finales en alto, de ahí la meta en Caminito del Rey en la segunda jornada, que será un desenlace explosivo".

    Guillén comentó que "la Vuelta será un poco mas amable que otras ocasiones" en las dos primeras semanas, a pesar de las primeras etapas de media montaña en Caminito del Rey, Alhaurín de la Torre, Alfacar y Roquetas y la presencia de La Covatilla en la segunda semana.

    "Todo quedará compensado con la tercera y decisiva semana, con la crono, que será exigente y apta para los escaladores que nos son especialistas, el Monte Oiz y la etapa de Andorra, que no sé si será la etapa reina, pero se puede decir que será una de ellas", comentó. Partidario de incluir novedades en la Vuelta, Guillén se mostró ilusionado con los puertos que debutarán este alto en la ronda, como Alfacar, Praeres de Nava y Monte Oiz.

    "Praeres dará que hablar por su dureza y me gusta mucho también la etapa vasca, que será como un homenaje al ciclismo, con un recorrido muy atractivo y un público apasionado que entiende este deporte. Me hace mucha ilusión", explicó.

    Respecto a la participación que espera en la 73 edición de la Vuelta, Guillén admite que puede verse beneficiado de que puede servir de preparación para el Mundial de Innsbruck que se disputará dos semanas después de la llegada a Madrid con un recorrido montañoso, por lo que las figuras estarán interesadas en estar en la salida de Málaga.

    "Desde la organización lo que queremos es que los corredores que vengan lo hagan para disputar. Si el Mundial les interesa y la Vuelta también, bienvenido sea, pero lo que queremos es que haya espectáculo hasta el final con los mejores corredores posibles", explicó.

    En este sentido, Guillén se mostró convencido de que la Vuelta 2018 mantendrá la emoción hasta el último día, como viene siendo habitual en las últimas ediciones.

    "Esta Vuelta invita a ello y seguro que antes de la etapa de Andorra, el penúltimo día, no se sabrá quién es el vencedor. Ese es uno de los objetivos, mantener la emoción hasta el final".

    Preguntado por el asunto de Chris Froome, último ganador de la Vuelta y del Tour y pendiente de la resolución de la UCI sobre su presunto positivo, el director de la Vuelta se puso del lado del "respeto y la prudencia".

    "Espero que este asunto se resuelva cuanto antes, mientras, que trabaje la UCI y se desarrolle el procedimiento. La noticia fue un mazazo pero espero que se resuelva cuanto antes", concluyó.

    Valverde:"La etapa clave de la Vuelta será la de Andorra"

    Estepona (Málaga), 13 ene (EFE).- Alejandro Valverde (Movistar) dijo, tras la presentación este sábado de la Vuelta 2018, que la jornada clave podría ser la penúltima etapa en Andorra, con seis puertos y final en el Coll de la Gallina, y consideró que la ronda española podría ser "una gran preparación para el Mundial" de Innsbruck.

    "El recorrido de la Vuelta es bonito, muy atractivo, pero luego seremos nosotros los que debemos intentar dar espectáculo. Creo que la etapa más complicada será la de Andorra, ya que llevaremos muchos kilómetros en las piernas a un solo día del final y su dureza marcará mucho", señaló el murciano.

    Valverde, de 37 años, confirmó que en su calendario de 2018 incluirá el Tour y la Vuelta, y no el Giro, a pesar de que la experiencia de 2017 en Italia "fue muy buena".

    Respecto a su posible participación en el Mundial de Inssbruck, Valverde reconoció que "es muy bueno para intentar de llegar en buenas condiciones", y que en función de ese objetivo orientará su concurso en la Vuelta, "para disputar o preparar el Mundial".

    El corredor de Las Lumbreras admitió que los galones del equipo los llevarán el colombiano Nairo Quintana y el español Mikel Landa, circunstancia que puede aprovechar para tener menos presión en carrera.

    "Si Nairo y Mikel están bien ya nos entenderemos. Ellos serán los principales líderes. Eso me puede beneficiar para poder jugar más opciones en determinados momentos, me beneficia correr sin presión", explicó.

    Sin competir desde la primera etapa del Tour de Francia tras sufrir una grave lesión, Valverde ya se encuentra preparado para volver en la Challenge de Mallorca en dos semanas.

    "Estoy entrenando bien y me encuentro fenomenal, pero la competición es diferente. Vamos a ver lo que pasa", concluyó.