ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • ODEBRECHT PERÚ

    La inversión en Perú se retraerá tras una eventual destitución de Kuczynski

    18 de diciembre de 2017

    Lima, 18 dic (EFE).- La inversión pública y privada, que estimaba un crecimiento de al menos 7 % en 2018, se retraerá en Perú tras una eventual destitución del presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, advirtieron hoy analistas y representantes de gremios empresariales, ante el proceso iniciado en el Congreso por vínculos con Odebrecht.

    "El impacto va a ser que la inversión va a crecer menos, iba a crecer 7 % o algo así, pero va a crecer menos porque los inversionistas tienen la actitud de ver el desarrollo de los acontecimientos", explicó a Efe el director ejecutivo del Consorcio de Investigación Económica y Social (CIES), Javier Portocarrero.

    El economista precisó que el impacto depende de cuán fuerte sea el ruido político y de cuánto tiempo dure encontrar una solución a la crisis política actual.

    "Cuanto más tiempo dure la solución, peor va a ser, lo que hay que desear es que se resuelva rápidamente y que no haya demasiado tiempo de incertidumbre", indicó.

    Portocarrero señaló que la economía de Perú comenzó a revertirse, en la segunda mitad del año, después de la desaceleración que marcó el inicio de 2017 con un ajuste fiscal, el escándalo de corrupción del caso Lava Jato y la destrucción generada por el fenómeno del Niño costero.

    "A partir de octubre, hubo señales de recuperación importantes que estaban vinculadas a la mejora económica internacional", indicó el experto, las cuales se tradujeron en un alza de las exportaciones en alrededor de 20 %.

    Portocarrero afirmó que "en 2018 se preveía un crecimiento importante de 7 % de la inversión privada y la pública en 10 % a 15 %, mientras que las exportaciones se esperaba que se mantengan" el próximo año.

    No obstante, el director de CIES expresó que ahora "el peor escenario es que se vaque (destituya) al presidente, asuman los vicepresidentes, no haya un entendimiento entre el Ejecutivo y el Congreso, y al final se llegue al cierre del Congreso y a nuevas elecciones", lo cual prolonga el clima de incertidumbre.

    Esa situación le quitaría el estímulo a la reactivación y si se estimada un crecimiento global de la economía de 4,2 % en 2018, "ahora podemos crecer un poco menos, 3,7 % o algo así", apuntó.

    A su turno, el presidente de la Cámara de Comercio de Lima, Mario Mongilardi, declaró que "si se da un desenlace negativo el próximo jueves en relación a la moción de la vacancia presidencial, la inversión probablemente se retraerá esperando la perspectiva de ejercicio de un siguiente Gobierno".

    Mongilardi explicó que "la inversión es muy sensible a diferentes aspectos, entre ellos, la situación política de un país, por esta razón si se da un nuevo Gobierno, este debe actuar de una forma clara, que transmita calma y seguridad para que el Perú siga avanzando".

    En ese sentido, la Sociedad Nacional de Industrias (SNI) expresó, en un comunicado, que se debe respetar la Constitución, el debido proceso y el principio de presunción de inocencia, durante la sesión plenaria del Congreso en la que se escucharán los descargos de Kuczynski y luego se votará la eventual destitución.

    Tras rechazar los actos de corrupción, la SNI invocó "a todos los peruanos a mantener la calma, respetar la institucionalidad y velar por los grandes intereses del país".

    El jefe de Estado ha reiterado que desconocía que su empresa Westfield Capital recibió un depósito de casi 800.000 dólares de la empresa brasileña Odebrecht, entre 2004 y 2007, cuando era ministro del expresidente Alejandro Toledo (2001-2006).

    Kuczynski aseguró que la empresa era manejada por su exsocio Gerardo Sepúlveda, que también contrató con Odebrecht a través de su compañía First Capital, pero admitió que recibió dividendos por el contrato de asesoría.