ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • FÚTBOL ATLÉTICO DE MADRID-ALAVÉS

    1-0. Torres y Vrsaljko toman el segundo puesto

    16 de diciembre de 2017

    Madrid, 16 dic (EFE).- El Atlético de Madrid irrumpió en la segunda posición de la clasificación de la Liga nueve jornadas después, impulsado ahí por un gol de Fernando Torres y un magnífico pase del croata Sime Vrsaljko, decisivos los dos para romper un duelo gris que apuntaba entonces a decepción contra el Alavés (1-0).

    Era el minuto 74, cuando el lateral, con un centro que era medio gol desde la derecha, y el delantero, lanzándose al suelo a por el remate, conectaron para mover un empate a nada y sacar del apuro al Atlético, un equipo plano, atascado y cansino durante todo el choque, apagado por la colocación y la defensa del club vitoriano.

    El Atlético nunca se sintió cómodo. Ni con el balón ni sin él. Ni en la salida ni en la proposición ofensiva, bloqueada contra el rigor en los espacios de su adversario, ni en la pérdida de la posesión, cuando el Alavés tenía muy claro entonces el plan: transición rápida, velocidad, verticalidad y contraataque.

    Cuando le funcionó todo eso, redujo al Atlético a una sucesión de pases intranscendentes, sin darle el sentido ni el destino concreto que requiere cada intento ofensivo, obstruido por la limitación de los huecos de su oponente y ralentizado por su propia imprecisión, un déficit que ha acusado ya en unas cuantas ocasiones este curso.

    El partido, entre todos esos factores, transitó más de una hora alejado de lo que quería el equipo rojiblanco no sólo en el marcador, sino también en el juego, frenado en un par de oportunidades, porque otras dos que podrían haberlo sido, y mucho más claras, concluyeron en nada entre el despiste de Gameiro.

    Sin desborde ni ocasiones, apenas un tiro de Saúl Ñíguez y una media chilena de Koke más por barullo que por claridad, el Atlético despidió un decepcionante primer tiempo, cerrado con las mismas opciones arriba del Alavés, con un zurdazo lejano de Duarte al que se estiró imponente Jan Oblak y con un cabezazo desviado de Munir.

    Poco, muy poco, para las pretensiones del Atlético. Todo lo contrario para el Alavés, reafirmado en su idea del choque, competitivo, dentro del duelo, con incursiones suficientes por el otro área como para sentirse también capaz de marcar el primer gol. Al descanso, no sólo para poner en discusión un punto, sino tres.

    No lo tenía nada claro el Atlético, tampoco en el comienzo de la segunda parte, tampoco con la solución que buscó Simeone en el descanso, la entrada de Correa por Thomas, mientras aparecía algún pito, el tiempo se iba, el Alavés no sufría más apuros que los centros de Vrsaljko y Koke insistía e insistía de todas las formas.

    Aún insuficiente para el conjunto rojiblanco, que se movía todavía en un ritmo cansino con la pelota, demasiado previsible como para alterar el planteamiento del equipo vitoriano, porque echaba de menos el desborde de Griezmann, más responsabilidad de Saúl, más aportación de Gameiro, más precisión de Correa y quizá algún cambio.

    En concreto dos, Fernando Torres y Yannick Carrasco, llamados a la vez cuando el partido cruzó la línea de los últimos 25 minutos, cuando exigía ya un arrebato ofensivo de verdad del Atlético sin el que la victoria era aparentemente imposible, aunque después quizá no le hizo ni falta, porque encontró el gol cuando menos lo intuía.

    A la primera ocasión, no necesitó más, Fernando Torres marcó el 1-0; un gol de un valor incalculable en un partido tan anodino. El pase, perfecto, lo puso Sime Vrsaljko, el activo ofensivo que más problemas le había creado al Alavés en todo el partido, con cuentagotas, pero con unos cuantos centros que llevaban veneno.

    El último conectó con el delantero madrileño, que empujó el balón contra la red, contra las dudas y contra un partido que viajaba hacia el empate, transformado en una victoria indispensable, la sexta en sus últimas ocho jornadas de la Liga y la cuarta seguida, directo a la segunda posición y a la caza del líder, el Barcelona.

    - Ficha técnica:

    1 - Atlético de Madrid: Oblak; Vrsaljko, Savic, Godín, Filipe; Thomas (Correa, m. 46), Gabi, Koke, Saúl (Torres, m. 69); Griezmann y Gameiro (Carrasco, m. 69).

    0 - Alavés: Pacheco; Martín, Alexis, Maripán, Duarte; Manu García, Pina (Bojan, m. 77); Ibai (Santos, m. 84), Burgui (Medrán, m. 62), Pedraza; y Munir.

    Gol: 1-0,m. 74: Torres remata un pase desde la banda derecha de Vrsaljko.

    Árbitro: Gil Manzano. Amonestó a los locales Thomas (m. 18), Savic (m. 34) y Godín (m. 67) y a los visitantes Maripán (m. 35), Pina (m. 55) y Duarte (m. 60).

    Incidencias: partido correspondiente a la decimosexta jornada de la Liga española disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 49.937 espectadores.

    Abelardo: "Hemos jugado de tú a tú al Atlético de Madrid"

    Madrid, 16 dic (EFE).- El entrenador del Deportivo Alavés, Abelardo Fernández, aseguró tras la derrota de su equipo contra el Atlético de Madrid en el estadio Wanda Metropolitano (1-0) que le jugaron "de tú a tú" al conjunto rojiblanco y dieron "una buena imagen" pese a perder.

    "Creo que hemos dado una buena imagen, sobre todo el primer tiempo hemos jugado de tú a tú al Atlético de Madrid. Me preocupaba tener una buena organización defensiva, lo hemos hecho, y a partir de ahí tenemos jugadores de buen trato con el balón y verticalidad", señaló el técnico asturiano tras el partido.

    Abelardo enfatizó en varias ocasiones que se marcha "muy orgulloso" de su equipo y destacó que hicieron "un muy buen partido a nivel de organización en defensa y ataque" contra un rival que permanece invicto en las 16 jornadas de LaLiga Santander, y del que destacó que es "de los mejores equipos de Europa".

    El Alavés tuvo algunas ocasiones en la primera mitad, de la mano de Alfonso Pedraza y Rubén Duarte, pero en la segunda se vio encerrado por el Atlético, respecto a lo cual Abelardo reconoció que sabían que tenían que aprovechar "las mínimas opciones" que les diera el Atlético.

    "En el segundo tiempo han dado más velocidad con los cambios con Correa, Torres y Carrasco. Nos han dominado pero no nos han hecho excesivas ocasiones. Contra un equipo como el Atlético sabes que son efectivos, tienen mucha calidad y cualquier acción te pueden hacer gol", analizó.

    Respecto a la situación del Alavés, que con Abelardo en el banquillo ha conseguido dos victorias en LaLiga en tres jornadas, el técnico asturiano resaltó que la plantilla está "metida" y es un "un grupo muy bueno", dispuesto "a escuchar y aprender".

    "Cuando me hice cargo del equipo, ni los más optimistas hubieran pensado que sacábamos seis puntos de tres partidos, y la imagen es buena, aunque eso no significa que vayamos de dulce. El jueves tenemos un partido muy importante y la situación es la que es", explicó.

    Respecto a las posibilidades de salvación del equipo, Abelardo Fernández dijo que la temporada va a ser "muy larga". "Son 22 partidos y hay que seguir peleando jornada a jornada", añadió.

    El técnico del Alavés ve al Atlético como un candidato al título: "Por supuesto que sí, tiene un grandísimo equipo, una gran plantilla, un gran entrenador y una gran afición. Lo ha demostrado ganando una Liga en los últimos años y peleando hasta el final", concluyó.

    Torres: "Mi idea es jugar aquí mucho años, todos los que me quedan al máximo"

    Madrid, 16 dic (EFE).- Fernando Torres, delantero del Atlético de Madrid y autor del gol de la victoria contra el Alavés, expresó este sábado que su "idea es jugar muchos años" de rojiblanco, "todos" los que le quedan "al máximo nivel", y remarcó que vino aquí con "diez años y la fuerza cada día va a más" para luchar por la titularidad.

    "Desde que he llegado a este club nadie me ha regalado nada y las cosas siempre han sido complicadas de una manera o de otra, por el momento que atravesaba el club o por la competencia interna. No estoy pensando si voy a seguir en enero o en verano. Mi idea es jugar aquí muchos años, todos los que me quedan al máximo nivel".

    "Cuando no me encuentre preparado para ser titular no tiene sentido seguir, pero a día de hoy eso no lo he sentido. Por eso he luchado, he conseguido un puesto en el once que luego me he tenido que volver a ganar", dijo Fernando Torres, que, más allá de los minutos, apuntó: "Jugar con esta camiseta delante de mi afición me lo compensa todo".

    "Siempre estoy con fuerzas. Vine aquí con diez años y la fuerza cada día va a más. Mis rivales nunca han sido mis compañeros", advirtió el futbolista, después de marcar el gol de la victoria contra el Alavés en el estadio Wanda Metropolitano (1-0).

    "No cambia mucho a cualquier gol que haya marcado delante de mi afición. Siento felicidad absoluta de tener la oportunidad de jugar, hacer gol, un gol que vale puntos, y la satisfacción de que miles de atléticos se van felices a su casa y siguen confiando en el equipo, que están orgullosos de sus jugadores y que todos quieren más, que nos exijan más, porque el equipo quiere más", recalcó.

    "No nos conformamos con este buen momento, sino que estamos construyendo una base para que el futuro sea mejor. Estoy feliz de estar en este momento en este club, donde todos queremos más. Podemos competir con los mejores, no sólo como lo hemos hecho estos años, sino con más posibilidades y eso depende de todos, de la afición y de nosotros. Cuando te sientes partícipe y protagonista en días como hoy para un atlético como yo es una felicidad absoluta".

    "El gol ha llegado en una buena jugada nuestra. Hemos conseguido tres puntos que nos ponen segundos. El equipo sigue sin perder y con una fortaleza alta. Analizaremos donde se puede mejorar, que siempre se puede mejorar, pero lo importante es vernos arriba en la tabla. Queda toda la segunda vuelta por delante que si la manejamos bien tenemos mucha confianza en nosotros mismos", valoró del partido.

    En ese sentido, explicó que "hay momentos de la temporada que el resultado está por encima del cómo". "Y éste especialmente es uno de ellos, donde la clasificación se parte, todo se divide un poquito y es importante no dejarnos puntos, sobre todo en casa. Hoy era ganar sí o sí, igual que el próximo viernes contra el Espanyol", avisó.

    "Necesitamos estos seis puntos para vernos arriba, cerca de donde queremos estar. A partir de ahí, cuando el equipo coge una dinámica positiva y se ve con opciones es mucho mejor. Además vienen Diego Costa y Vitolo, que seremos más fuertes. Todo es optimismo", añadió Torres, preguntado luego por si su equipo peleará por la Liga hasta el final de la temporada.

    "Eso al final lo dirá la clasificación. Es cierto que es muy pronto. No sabemos qué va a pasar de aquí a dos o tres semanas, así que imagínate a cuatro o cinco meses. Es muy pronto para pensar tan lejos. Nos ha venido bien el partido a partido", continuó.

    "Pensamos que podemos ganar al Espanyol y ahí nos paramos. Lo que venga después ya lo resolveremos cuando toque. Lo importante es que el equipo sienta la confianza de que puede ganar. Partidos como los de hoy son importantes para saber que cuando el rival te presenta dificultades y no sea uno de nuestros mejores partidos podemos conseguir el resultado", concluyó.

    El Valencia naufraga en Eibar y Torres eleva al Atlético a la segunda plaza

    Madrid, 16 dic (EFE).- El Valencia naufragó en el diluvio de Eibar y perdió 2-1 su segundo partido consecutivo a domicilio para ceder la segunda posición de la Liga española al Atlético de Madrid, que sufrió para ganar al Alavés con un tanto de Fernando Torres en el último tramo del duelo.

    En el estadio de Ipurúa, el Valencia volvió a ceder tres puntos fuera de Mestalla, donde la semana pasada tomó aire frente al Celta después de ofrecer una mala imagen en el Coliseum Alfonso Pérez ante el Getafe (perdió 1-0 tras jugar buena parte del partido con un futbolista más).

    En menos de dos semanas, ha pasado de ser uno de los equipos invictos de la Liga a perder dos duelos casi de forma consecutiva.

    El Eibar tuvo mucha culpa. Aprovechó a la perfección las inclemencias del tiempo para sellar el destino de su rival. Lo consiguió a cuatro minutos del final, con un salto de altos vuelos de Joan Jordan, el mejor de su equipo, que marcó de cabeza el 2-1 definitivo.

    Antes, en los primeros minutos de la segunda parte, el japonés Takashi Inui adelantó al Eibar con un latigazo desde dentro del área del Valencia, que después pudo empatar por medio de Santi Mina.

    El encuentro, fabricado para colocarse el mono de trabajo, acabó decantándose del lado vasco con un gran salto de Jordan, que se elevó por encima de la defensa "ché" para iniciar la posible extinción del sueño valencianista de luchar por la Liga. Si el Barcelona gana al Deportivo, se colocará a ocho puntos de distancia.

    Después, el Atlético de Madrid cumplió y poco más contra el Alavés. Hizo su trabajo, que era sumar los tres puntos para presionar al Barcelona y superar al Valencia en la tabla de clasificación.

    Con un juego gris pero efectivo, los hombres del entrenador argentino Diego Simeone sumaron su cuarta victoria consecutiva para confirmar una buena racha cimentada en los resultados. El juego, de momento, no es brillante, pero el Atlético se mantiene en la zona más alta de la tabla.

    Fernando Torres, que salió al campo en el minuto 69 tras sustituir a Saúl Ñíguez, se encargó de dar una alegría al público del estadio Wanda Metropolitano, que vio como su delantero se estrenaba en Liga esta temporada.

    Un centro desde la banda derecha del croata Sime Vrsaljko, que cada día está más afinado en esa suerte, lo aprovechó Fernando Torres para marcar el tanto que dio la décima victoria al Atlético este curso. El equipo de Simeone ganó sin alardes y se elevó hasta la segunda posición.

    La jornada del sábado la inauguró el derbi vasco de más relevancia. San Mamés acogió el Athletic-Real Sociedad, que defraudó en juego y en emoción y que a falta de fútbol acabó centrándose en la ausencia del portero Kepa Arrizabalaga. Su entrenador, "Cuco" Ziganda, aseguró después del choque que no estaba con confianza para jugar porque sufría molestias en su pie derecho.

    Las especulaciones sobre la salida al Real Madrid de Kepa adornaron el inicio del encuentro. No era esperada su ausencia y fue la comidilla del público que asistió a San Mamés. Pasada esa noticia, el fútbol brilló por su ausencia en un encuentro marcado por el miedo a perder.

    La Real sólo disparó una vez a portería, en el minuto 89, por medio de Xabi Prieto. El Athletic, apenas acertó a crear peligro en el primer cuarto de hora de la segunda parte, en el que Raúl García y Aritz Aduriz rozaron el gol. No hubo más. El fútbol no pudo con la ausencia noticiable de Kepa y el empate a cero fue el resultado perfecto para definir el peor derbi vasco de los últimos tiempos.