ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • SUDÁFRICA POLÍTICA

    El CNA sudafricano encara una nueva etapa con el fin del liderazgo de Zuma

    16 de diciembre de 2017

    Johannesburgo, 16 dic (EFE).- El partido gobernante en Sudáfrica, el Congreso Nacional Africano (CNA), busca desde hoy al sucesor del presidente Jacob Zuma al frente del movimiento, con el vicepresidente Cyril Ramaphosa y la expresidenta de la Unión Africana Nkosazana Dlamini-Zuma como favoritos en ajustada carrera.

    Centenares de militantes del CNA se reunieron hoy en el centro de convenciones Nasrec de Johannesburgo para abrir la 54ª Conferencia Nacional del partido, que se prolongará hasta el miércoles.

    Pese al retraso de cinco horas respecto a la agenda prevista y el calor austral, los simpatizantes del antiguo movimiento de liberación llenaron el recinto de banderas, camisetas y gorros amarillos, verdes y negros, los colores del partido, en ambiente de celebración.

    La conferencia pone fin al liderazgo de Zuma, con la vista ya puesta en las elecciones de 2019, año en el que concluye el segundo mandato del actual presidente.

    Junto a ovacionadas personalidades icónicas del movimiento, como Winnie Madikizela-Mandela, los dos principales aspirantes a sucederle, su exesposa y su número dos en el Gobierno, se sentaron hoy en las mesas que encabezaban la inauguración para escuchar el discurso de despedida de Zuma.

    "A pesar de los desafíos, hoy el CNA aún representa los sueños, aspiraciones y esperanzas de millones de personas que están marginadas y que están en la periferia de nuestra economía", afirmó Zuma, en una larga intervención en la que repasó la situación del partido, el estado de la economía y los retos que deberá afrontar su sucesor.

    Antes del discurso de Zuma hubo cánticos, bailes y oraciones dirigidas por representantes de las principales religiones presentes en Sudáfrica.

    Tampoco faltaron los recordatorios y citas a personalidades históricas de la lucha contra la segregación racial, como Oliver Tambo, que este año hubiera cumplido cien años, o el expresidente Mandela, cuyo centenario se cumple en 2018.

    "El CNA debe promover el avance y el éxito negro y luchar contra los intentos de frustrarlo y socavarlo", recalcó.

    Como principales obstáculos señaló, entre otros, el desempleo, el crimen, los recursos concentrados en manos de una "minoría" y el reparto de la tierra, una cuestión que consideró "clave" para la "transformación socioeconómica radical" de Sudáfrica.

    No obstante, admitió que bajo su mando la economía permanece "frágil".

    Tras haber caído en recesión momentáneamente a principios de este año, apuntó que el Gobierno prevé cerrar 2017 con un crecimiento económico del 1,3 % y que para 2019 se proyecta un 2,2 %.

    También reconoció que hay "tendencias negativas en el movimiento" que lo están debilitando desde dentro, como la creación de "facciones" y la "indisciplina".

    Se espera que el nuevo número uno del CNA, ganador de todas las elecciones presidenciales desde la llegada de la democracia (1994), se conozca este domingo por la tarde, tras las votaciones secretas de los delegados.

    Ramaphosa, antiguo sindicalista convertido en exitoso hombre de negocios, arranca como ligero favorito tras haber recibido la nominación de la mayoría de las ramas provinciales del partido.

    Visto como moderado dentro del partido y preferido por los empresarios, el vicepresidente, de 65 años, se ha mostrado crítico en varias ocasiones con las decisiones del actual jefe del Estado.

    Dlamini-Zuma, vista como una candidata de continuidad respecto a Zuma, le sigue en los pronósticos y no se descarta que pueda sobrepasar a su rival sobre la línea de meta.

    De obtener la victoria en esta conferencia, aspiraría a convertirse en la primera mujer presidenta de Sudáfrica.

    La también exministra, de 68 años, cuenta con el respaldo de Zuma y sus aliados, así como de las ligas de las mujeres y las juventudes del CNA.

    Ambos cuentan con credenciales de luchadores contra el apartheid.

    Por su parte, Zuma cierra su etapa de liderazgo en horas bajas: los tribunales restauraron en los últimos tiempos 783 cargos por corrupción y el pasado año tuvo que devolver, por orden del Tribunal Constitucional, medio millón de euros de dinero público que se gastó de forma irregular en la reforma de su residencia privada.

    Durante su gobierno ha sido sometido a un total de siete mociones de censura y la Justicia ordenó esta misma semana investigar las acusaciones de haber beneficiado a una familia de empresarios afines de origen indio, los Gupta, uno de los escándalos con más impacto de su Presidencia.

    El partido gobernante en Sudáfrica elige a su nuevo líder

    Johannesburgo, 16 dic (EFE).- El partido gobernante en Sudáfrica, el Congreso Nacional Africano (CNA), se reúne hoy en su 54ª Conferencia Anual, donde se elegirá a su próximo líder y candidato presidencial para 2019, con el vicepresidente Cyril Ramaphosa como favorito, seguido por Nkosazana Dlamini-Zuma.

    Aunque el arranque estaba previsto esta mañana, la inauguración oficial de la conferencia se retrasó hasta la tarde, anunció el secretario general del partido Gwede Mantashe, en una comparecencia de prensa de prensa.

    Mientras, una multitud de militantes del partido se congregaba en el centro de conferencias Nasrec de Johannesburgo, con camisetas, gorras y banderas de colores amarillo, verde y negro, los del partido.

    Se espera que el nuevo "número uno" del CNA se conozca este domingo por la tarde, tras las votaciones secretas de los delegados.

    Dado que el antiguo movimiento de liberación ha ganado todos los comicios presidenciales celebrados en democracia (desde 1994) con más del 60 % de los votos, el ganador en la conferencia se colocará, en la práctica, a la cabeza de la carrera por convertirse en el próximo jefe de Estado.

    El plato fuerte de la jornada de hoy será la intervención del actual presidente Jacob Zuma, quien se despedirá del liderazgo del CNA con un discurso en el que repasará su legado político.

    Zuma concluirá su segundo y último mandato permitido en 2019 y su imagen atraviesa horas bajas, golpeada por múltiples escándalos de corrupción y una economía debilitada.

    Justo antes del inicio de la conferencia, el mandatario aprovechó para dar un golpe de efecto al anunciar que los estudiantes procedentes de las clases trabajadoras -la gran mayoría- tendrán acceso gratuito a educación superior, una reclamación que en los últimos tiempos ha causado fuertes protestas y movilizaciones de los estudiantes sudafricanos.

    "El Gobierno incrementará los subsidios a las universidades desde el 0,68 % del PIB al 1 % en los próximos cinco años", transmitió la Presidencia en un comunicado.

    "Esto se hará para empezar una revolución de capacitación en busca de un programa de transformación socioeconómica radical", precisaron las fuentes.

    El oficialismo aborda este encuentro -su cita más importante del año- con fuertes divisiones internas, especialmente entre los partidarios de los dos aspirantes con más posibilidades.

    Ramaphosa, antiguo sindicalista convertido en exitoso hombre de negocios, arranca como ligero favorito tras haber recibido la nominación de la mayoría de las ramas provinciales del partido.

    Visto como moderado dentro del partido y preferido por los empresarios, el vicepresidente se ha mostrado crítico en varias ocasiones con las decisiones del actual jefe de Estado.

    Dlamini-Zuma, exesposa del presidente y expresidenta de la Unión Africana, le sigue en las quinielas.

    De obtener la victoria en esta conferencia, aspiraría a convertirse en la primera mujer al mando de Sudáfrica.

    La también exministra es vista como candidata de continuidad y cuenta con el respaldo de Zuma y sus aliados, así como de las ligas de las mujeres y las juventudes del CNA.