ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • BRASIL SALUD

    Tres brasileños mueren cada cinco minutos en hospitales por fallas evitables

    22 de noviembre de 2017

    Río de Janeiro, 22 nov (EFE).- Tres brasileños mueren a cada cinco minutos por fallas en los hospitales que podrían ser evitadas, lo que convierte a los llamados "eventos adversos" hospitalarios en la segunda causa de muertes en Brasil, según un informe divulgado hoy por el Instituto de Estudios de Salud Suplementaria (IESS).

    De acuerdo con el estudio, fallas veniales como errores en la dosis de una medicina, el uso incorrecto de equipos o infecciones hospitalarias provocaron 302.610 muertes en los hospitales públicos y privados de Brasil en 2016.

    En promedio, los "eventos adversos" provocaron 829 muertes por día en Brasil el año pasado, tres cada cinco minutos o una cada minuto y medio, de acuerdo con el primer Anuario de Seguridad Asistencial Hospitalaria, que el IESS encomendó a investigadores de la Universidad Federal de Minas Gerais.

    Las fallas en los hospitales, por lo mismo, provocan más muertes diarias en Brasil que los accidentes de tránsito (129 por día), la violencia (164) y el cáncer (500), y sólo se ubican atrás de las enfermedades cardiovasculares (950) como mayor causa de muertes en Brasil.

    Según el estudio, las principales víctimas de estas fallas son pacientes con menos de 28 días de vida o con más de 50 años, mientras que los eventos adversos más comunes son las infecciones hospitalarias (9,7 % del total).

    El estudio aclara que los eventos adversos no pueden ser atribuidos siempre a "errores, negligencia o baja calidad" pero sí a deficiencias que en la mayoría de los casos pueden ser evitadas.

    Además de las muertes, las fallas hospitalarias afectan a cerca de 1,4 millones de pacientes en Brasil cada año, que sufren secuelas que pueden comprometer sus actividades cotidianas y hasta provocar problemas psicológicos.

    El problema también eleva los costos de la actividad asistencial en Brasil, ya que generan gastos adicionales que el estudio calcula en 10.900 millones de reales (unos 3.406 millones de dólares) anuales.

    Ello debido a que los pacientes que sufren alguna secuela por eventos adversos permanecen hospitalizados cerca de tres veces más el tiempo previsto inicialmente al ser admitidos en el hospital.

    La gravedad de la situación no es exclusiva de Brasil, ya que la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que 42,7 millones de personas mueren por año en el mundo por los eventos adversos.

    Estados Unidos, por ejemplo, registra cerca de 400.000 casos anuales o 1.096 diarios, por encima del promedio brasileño, según las cifras citadas por los investigadores.

    "No existe ningún sistema de salud infalible. Incluso los más avanzados sufren con los eventos adversos. Pero en el caso brasileño, pese a los esfuerzos, hay poca transparencia sobre esas informaciones y no tenemos muy claro el tamaño del problema", explicó el médico Renato Couto, profesor de la Universidad Federal de Minas Gerais y uno de los responsables por el estudio.

    El superintendente ejecutivo del IESS, Luiz Augusto Carneiro, admite que la falta de informaciones impide a un paciente saber cuántas infecciones hospitalarias o errores de diagnóstico son registradas en el hospital que escoge para alguna intervención.

    "Necesitamos promover un debate sobre la calidad de los servicios prestados en la salud a partir del desempeño de los prestadores y, de esa forma, ofrecerle a los pacientes el máximo posible de informaciones para que puedan escoger a quién van a confiarle su vida", afirmó.