ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • KURDISTÁN IRAK

    EE.UU. urge a Bagdad que limite las operaciones en las zonas disputadas con los kurdos

    21 de octubre de 2017

    Washington, 20 oct (EFE).- Estados Unidos urgió hoy al Gobierno de Irak que coordine con las autoridades kurdas todos sus movimientos militares en las zonas que ambos se disputan para "calmar" así la situación tras la ocupación de la provincia de Kirkuk por parte de Bagdad.

    "Para evitar malentendidos o nuevos enfrentamientos, instamos al Gobierno central a que calme la situación limitando los movimientos de las fuerzas federales en las áreas disputadas a aquellos coordinados con el Gobierno Regional del Kurdistán", apuntó en un comunicado el Departamento de Estado.

    Estados Unidos, además, afirmó que la ocupación por parte de Bagdad de zonas disputadas como la provincia de Kirkuk "no cambia de ninguna manera su situación, siguen siendo (consideradas) en disputa hasta que su estatus se resuelva".

    "Hasta que las partes alcancen una resolución, les urgimos a que coordinen la seguridad y la administración en esas áreas", apuntó Estados Unidos, que también instó al diálogo a Bagdad y Erbil -capital regional del Kurdistán-.

    El Ejército iraquí arrebató hoy a las fuerzas de seguridad de la región autónoma del Kurdistán "peshmergas" la ciudad de Altun Kubri, la última gran población que controlaban los kurdos en la disputada provincia de Kirkuk.

    El secretario general del Ministerio de las fuerzas Pesmergas, Yabar Yaur, confirmó la retirada total de sus fuerzas de todo el territorio de Kirkuk, que estuvo controlado en parte, incluida la capital, por las fuerzas kurdas desde 2014.

    Más de 18.000 familias kurdas han abandonado la provincia de Kirkuk hacia el Kurdistán desde el inicio el 16 de octubre de la campaña militar lanzada por las fuerzas gubernamentales para recuperar el control de la urbe del mismo nombre.

    La operación militar llega semanas después de que un 92 % de los kurdos votase a favor de la independencia en un referéndum celebrado el 25 de septiembre que Bagdad no autorizó y al que la comunidad internacional, incluido EE.UU., se opuso.