ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • COLOMBIA PAZ

    Un alto el fuego del Gobierno y el ELN comienza nublado por un ataque por esclarecer

    01 de octubre de 2017

    Bogotá, 1 oct (EFE).- El alto el fuego entre el Gobierno colombiano y la guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN) comenzó en el primer minuto de hoy ensombrecido por un ataque perpetrado horas antes en el suroeste del país en el que murieron tres policías y del que todavía no se conocen a los autores.

    El ataque se produjo en una zona rural del municipio de Miranda, departamento del Cauca, una zona donde operan tanto el ELN como una disidencia de las FARC al mando de "Iván Mordisco", que están entre los considerados como "probables autores", según la Policía.

    De confirmarse que fueron los disidentes de las FARC, este sería su peor ataque desde el 24 de noviembre del año pasado, cuando fue firmado el acuerdo definitivo de paz, no acatado por varios centenares de miembros de la ahora exguerrilla.

    El ELN no ha desmentido completamente haber participado en el ataque, pero a través de sus cuentas en redes sociales han retuiteado mensajes que ponen en duda su participación en el mismo.

    A través de esas mismas redes y cuando apenas pasaba un minuto de las cero horas de hoy, publicaron un mensaje en el que anunciaban que entraban en alto el fuego.

    "A partir de este momento, y como lo dijo nuestro comandante Nicolás Rodríguez, el ELN cumplirá el cese al fuego bilateral de manera plena", escribió la guerrilla a través de una de sus cuentas oficiales en Twitter.

    El máximo líder del ELN, Nicolás Rodríguez Bautista, alias "Gabino", dio la orden el pasado viernes de que todas las unidades de esa guerrilla entraran en cese el fuego a partir de las cero horas de este domingo.

    La respuesta del presidente Juan Manuel Santos no tardó en llegar y, horas después, firmó el decreto por el que la fuerza pública también entró en alto el fuego.

    Este cese de hostilidades está definido por 101 días, hasta el 9 de enero próximo, y ha sido el mayor hito hasta el momento en los diálogos de paz con el ELN que comenzaron el pasado febrero en Quito.

    También es el primero de carácter bilateral en 53 años de conflicto armado con esa guerrilla, que sin embargo ha hecho altos a sus hostilidades de manera puntual.

    Para revisar que las partes cumplan lo pactado, se conformará un Mecanismo de Veeduría y Verificación (MV&V) con la participación del Gobierno, la fuerza pública, el ELN, la ONU y la Iglesia católica.

    Precisamente, líderes religiosos de todo el mundo aglutinados en el Diálogo Intereclesial por la Paz (DiPaz) mostraron hoy su "regocijo" por el comienzo del cese el fuego y la labor que realizará la Iglesia.

    También se sumaron a las felicitaciones los Gobiernos de los cinco países que conforman el grupo de apoyo, acompañamiento y cooperación a la mesa de conversaciones de paz: Alemania, Italia, Holanda, Suecia y Suiza.

    El grupo felicitó a las dos delegaciones por haber llegado a este acuerdo y mostró su esperanza de que la tregua sirva para mejorar especialmente la situación humanitaria de la población civil.

    También explicaron que para las regiones de Colombia más afectadas por la violencia, el cese el fuego ofrece grandes oportunidades, "en particular para la participación amplia e incluyente de la sociedad en la construcción de la paz".

    La esperanza es que continúe la dinámica observada por el Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac) que hoy publicó un informe en que se observa que, desde el inicio de los diálogos de paz con el ELN, las acciones ofensivas se redujeron un 28,8 % y los combates un 42,8 % en comparación con el mismo periodo de 2016.

    Para los investigadores del Cerac, que la tregua comience en este contexto de tendencia "hace más probable el alto cumplimiento del mismo".

    Como parte del acuerdo para el cese el fuego, no habrá zonas de despeje ni sitios vedados para las Fuerzas Militares o la Policía Nacional, que perseguirá el crimen con normalidad.

    Tampoco se concentrarán los miembros del ELN en áreas de reunión y se establecerán a través del MV&V las coordinaciones necesarias para evitar incidentes en terreno.

    Los ciudadanos tampoco se verán limitados en sus derechos y libertades y podrán establecer contacto con las autoridades e instituciones locales cuando lo crean oportuno.

    El defensor del Pueblo celebra inicio del alto el fuego de Gobierno y ELN

    Bogotá, 1 oct (EFE).- El defensor del Pueblo de Colombia, Carlos Alfonso Negret, celebró hoy el inicio del alto el fuego y de hostilidades temporal entre el Gobierno y la guerrilla ELN que comenzó a las cero horas de este domingo.

    Para Negret, el alto el fuego supone "una muestra de voluntad política de las partes para seguir avanzando en la construcción de la paz en los territorios", según un comunicado de su despacho.

    Esta tregua bilateral de 101 días, es decir, que se prolongará hasta el 9 de enero, es el mayor logro en los diálogos de paz que el Gobierno y el ELN comenzaron en febrero pasado en Quito y que no parecían avanzar hasta el inesperado anuncio de cese el fuego y de hostilidades que fue hecho público el pasado 4 de septiembre.

    Además es la primera tregua bilateral en los 53 años de conflicto con ese grupo armado.

    En opinión de Negret, este acuerdo es "la base" para que se reduzca la intensidad del conflicto armado en las zonas donde el ELN tiene presencia.

    De este modo, considera que se contribuirá a reducir las acciones violentas que atentan contra los derechos a la vida, a la libertad y a la integridad personal, como también a garantizar la participación de la sociedad civil en la construcción de la paz.

    Finalmente, detalló que el cese bilateral al fuego implica "grandes desafíos para la institucionalidad nacional, regional y local", puesto que demanda una "presencia integral y permanente en las zonas caracterizadas por la marginalidad, la exclusión y la inequidad".

    Por todo ello, el defensor del Pueblo instó al Gobierno y a las demás autoridades civiles y militares a que tomen medidas para la prevención y protección de las comunidades en situación de riesgo, para evitar incidentes que puedan afectar el ejercicio de sus derechos, derivados del accionar de otros actores armados presentes en las regiones.