ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • ISRAEL PALESTINA

    Continúa la tensión por la instalación de detectores de metales en Al Aqsa

    17 de julio de 2017

    Jerusalén, 17 jul (EFE).- La tensión continúa en Jerusalén en torno a la Explanada de las Mezquitas, tras las medidas de seguridad impuestas por Israel después del ataque del pasado viernes, en el que tres árabes israelíes armados mataron a dos policías, antes de ser abatidos.

    Las autoridades islámicas del complejo de la Mezquita de Al Aqsa, incluido el muftí (jurista musulmán cuyas decisiones pueden tener valor de ley), pidieron hoy en un comunicado a los fieles musulmanes palestinos que no atraviesen los arcos instalados por la Policía israelí y que rechacen todos los "procedimientos para cambiar la histórica situación de la Mezquita de Al Aqsa".

    La nota invita a los palestinos a rezar en las calles de Jerusalén y en los alrededores de la Explanada en caso de que los detectores de metales instalados en los accesos no se retiren.

    El portavoz de la Policía, Micky Rosenfeld, señaló a Efe que se instalaron "en torno a unos diez arcos detectores", que se reparten entre la Puerta Magrebí y la Puerta de los Leones y explicó que el acceso a la Explanada se ha limitado temporalmente a los residentes en Jerusalén.

    Anoche, decenas de palestinos se reunieron frente a los detectores en señal de protesta en contra de estas nuevas medidas de seguridad.

    Frente a esta última, uno de los principales accesos a la Explanada, decenas de musulmanes acudieron para toparse con un fuerte dispositivo policial.

    La fuerte presencia de efectivos de seguridad y la aglomeración de manifestantes provocó cortes en las calles adyacentes y caos circulatorio al anochecer alrededor de la vieja ciudadela amurallada y el adyacente Monte de los Olivos.

    Varios de los musulmanes congregados declararon a Efe que consideran las nuevas medidas de seguridad una manera más de Israel para ejercer el control sobre ellos y aseguraron que someterse a ellas suponía aceptar la soberanía israelí en la zona, territorio ocupado de acuerdo a la comunidad internacional.

    Los arcos con detectores de metales, instalados ayer, junto con el aumento de presencia policial y el incremento de las cámaras de seguridad, son algunas de las medidas que el gobierno israelí está implementando después del ataque el viernes en las proximidades de la Puerta de los Leones.

    El sagrado lugar, denominado por los musulmanes Noble Santuario, alberga la Mezquita de Al Aqsa y la Cúpula de la Roca y es el tercer lugar más santo en el islam (tras la Meca y Medina), y también el sitio más sagrado para el judaísmo, que lo denomina Monte del Templo.

    A sus pies se encuentra el principal lugar de culto judío, el Muro de las Lamentaciones.

    La Liga Árabe advirtió el sábado de la "gravedad" del cierre de Al Aqsa que, apuntó, puede motivar futuros conflictos religiosos y "empeorar" el terrorismo y la violencia en la región.

    Autoridades israelíes derriban un edificio en una localidad de Jerusalén Este

    Jerusalén, 17 jul (EFE).- Las autoridades israelíes derribaron un edificio en la localidad de Al Zaim, en la parte este de Jerusalén, por no tener el permiso requerido para construir, informó hoy la agencia oficial Wafa.

    Los equipos de demolición del Ayuntamiento de Jerusalén se presentaron en el vecindario acompañados por fuerzas de seguridad y destruyeron el edificio que había sido levantado sin permisos de construcción, según aseguraron fuentes locales.

    Los palestinos denuncian las dificultades para conseguir licencias para construir en Jerusalén Este, la parte ocupada por Israel, la ciudad, mientras aseguran que los colonos judíos consiguen con regularidad estos permisos.

    Una portavoz del Ayuntamiento no respondió a Efe sobre la demolición del edificio.

    Según datos de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), en lo que va de año y hasta principios de julio se han demolido o confiscado 268 estructuras en Cisjordania y Jerusalén Este, lo que ha provocado el desplazamiento de 420 personas, incluidos 245 niños, y ha afectado a más de 4.500.

    La ONU acusa Israel de deteriorar la situación humanitaria en territorio palestino

    Ginebra, 17 jul (EFE).- Un comité especial de la ONU acusó hoy a Israel de deteriorar los derechos humanos en los territorios palestinos ocupados con sus políticas y prácticas en la zona, según un comunicado hecho público hoy.

    En la nota, hecha pública tras la visita anual de este Comité a Amán (Jordania), el organismo reitera su consternación por el deterioro de la situación en Gaza, por la falta de protección de los menores palestinos detenidos y por los obstáculos cada vez mayores que se enfrentan activistas y periodistas.

    En su viaje, los miembros del comité recogieron testimonios que denunciaban la expansión de las colonias israelíes, el uso continuado de la fuerza y de la detención administrativa por parte de los cuerpos de seguridad, la falta de rendición de cuentas de los oficiales israelí y la "posible existencia" de ejecuciones extrajudiciales.

    Después de reunirse con ONG, representantes de Naciones Unidas y funcionarios palestinos, el comité -establecido por la Asamblea General de la ONU en 1968- consideró que uno de los aspectos más preocupantes es la crisis humanitaria en la Franja de Gaza.

    En este pequeño territorio palestino, gobernado de facto por el movimiento islamista Hamás, "se percibe en el aire una gran desesperación a medida que el bloqueo de bienes y personas israelí continua por décimo año consecutivo, afectando todos los aspectos de la vida de los gazeties"

    Además del bloqueo, los desacuerdos entre Hamás y el nacionalista Al Fatah, que gobierna en Cisjordania, desencadenaron una crisis eléctrica cuando los últimos se negaron a pagar las facturas eléctricas del enclave mientras los islamistas mantuvieran el control.

    Por otro lado, varios testimonios denunciaron las difíciles condiciones de vida que sufren los palestinos detenidos en prisiones israelíes y expusieron casos de menores que habían sido maltratados mientras cumplían su condena.

    Las ONG advirtieron al comité que la expansión de los asentamientos israelíes continuó "a un ritmo notable" en Cisjordania, incluyendo Jerusalén Este, y también en el Golán Sirio, algo que viola el derecho internacional, precisaron los expertos.

    Además, los activistas acusaron a Israel de demoler viviendas y otras infraestructuras en Cisjordania como medida punitiva y "como forma de castigo colectivo" en contra del pueblo palestino.

    Durante su visita, los expertos también recogieron testimonios que exponen las intimidaciones y las detenciones sufridas por los defensores de los derechos humanos y periodistas por parte de las autoridades de Israel.

    Israel no reconoce el comité y, por ello, sus miembros no han podido entablar conversaciones con sus autoridades ni acceder a los territorios ocupados.