ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • PORTUGAL INCENDIOS

    Más de 400 bomberos trabajan por segundo día en un fuego en el norte de Portugal

    17 de julio de 2017

    Guarda (Portugal), 17 jul (EFE).- Un total de 418 bomberos, 131 vehículos terrestres y seis medios aéreos trabajan desde primera hora de la mañana de hoy en un incendio forestal en el norte de Portugal, en la cuenca del río Duero, que se declaró durante la madrugada del domingo.

    Según confirmaron hoy a EFE fuentes de la Autoridad Nacional de Protección Civil (ANPC) de Portugal, la intensidad de las llamas remitió durante la madrugada, aunque aún continúa activo el frente en la localidad de Vila Cha, ubicada en la comarca de Alijó, un municipio situado en el distrito de Vila Real.

    Durante la extinción del fuego, un helicóptero se precipitó durante la tarde de ayer en las inmediaciones de un pantano próximo a las llamas, cuando intentaba recoger agua para hacer descargas sobre la línea de fuego, aunque el piloto resultó ileso y pudo abandonar el aparato por sus propios medios.

    Según la ANPC, durante los trabajos de extinción también resultaron heridos de forma leve ocho bomberos por inhalación de humo.

    Además, una vivienda del pueblo de Vila Cha resultó parcialmente afectada a causa de las llamas.

    La carretera IC-5, que une la frontera hispanolusa de Zamora con la zona del Duero portugués y que fue permaneció varias horas cortada a causa de las llamas, ya se encuentra abierta al tráfico.

    También ya regresaron a sus hogares las 33 personas de Vila Cha que fueron desalojadas en la tarde de ayer por precaución debido al humo y a la proximidad del fuego.

    Además de este fuego, la región Centro de Portugal fue escenario de otro declarado en la tarde del domingo en la comarca de Mangualde.

    Según un portavoz de la ANPC, el fuego se desencadenó de forma simultánea mediante tres focos diferentes de llamas, que se fueron desatando en un intervalo entre 10 y 15 minutos.

    De los tres focos, en la jornada de hoy sólo continúa activo el frente que se originó en el término de Póvoa de Cervaes.

    Para la extinción de este fuego trabajan 209 bomberos, apoyados por 63 vehículos terrestres y 4 medios aéreos.

    Un avión español se suma al combate contra el incendio en el norte de Portugal

    Guarda (Portugal), 17 jul (EFE).- Un avión modelo "canadair" de la base española de Matacán (Salamanca) se incorporó hoy a las labores de extinción del incendio forestal desatado en la madrugada del domingo en el norte de Portugal.

    El fuego comenzó en la comarca de Alijó, dentro del término municipal de Vila Cha (en la cuenca del río Duero), donde a última hora de ayer fueron desalojados 33 vecinos debido a la cercanía de las llamas y el humo, aunque horas más tarde pudieron regresar a sus hogares.

    Para combatir el incendio trabajan 438 bomberos, 133 medios terrestres y nueve medios aéreos.

    Durante la jornada de hoy se reactivaron algunos focos debido al viento y a las altas temperaturas aunque, según informó a EFE un portavoz de la Autoridad Nacional de Protección Civil (ANPC), la evolución es favorable.

    Durante las labores de extinción del fuego, un helicóptero se precipitó ayer en las inmediaciones de un pantano próximo a las llamas, cuando intentaba recoger agua para hacer descargas sobre la línea de fuego, aunque el piloto resultó ileso y pudo abandonar el aparato por sus propios medios.

    También resultaron heridos de forma leve ocho bomberos por inhalación de humo.

    Alcalde de Pedrógão: "Todas las personas afectadas tienen comida y ropa"

    Guarda (Portugal), 17 jul (EFE).- Valdemar Alves, alcalde de Pedrógão Grande, municipio portugués donde hace hoy un mes se desató el incendio forestal en el que se calcinaron 46.000 hectáreas y causó 64 muertos, aseguró hoy a EFE que "todas las personas afectadas tienen comida y ropa suficiente".

    Cada día, un total de 28 familias de Pedrógão Grande reciben en sus casas, gracias a las entidades de acción social y al Instituto de la Seguridad Social de Portugal, la comida necesaria.

    En este sentido, Alves explicó que "se están diciendo muchas falsedades, ya que nadie tiene falta de comida".

    En cuanto a la vestimenta donada que ha ido llegando al municipio en el último mes, el regidor también insistió en que "hay ropa más que de sobra" para atender a todos los que la necesitan.

    Para reparar los daños del incendio forestal, que afectó a los municipios de Pedrógão Grande, Figueiró dos Vinhos, Castanheira de Pêra, Góis, Pampilhosa da Serra, Penela y Sertã, el Gobierno portugués invertirá un total de 500 millones de euros.

    Una de las primeras acciones será la de recuperar las viviendas calcinadas, ya que el fuego devastó 169 casas de primera ocupación, 205 que se usaban como segunda residencia y otras 117 que estaban abandonadas.

    Después del primer mes, en Pedrógão Grande ya se han iniciado las obras en seis viviendas y "todas las que se quemaron se van a recuperar".

    En concreto, en el municipio de Pedrógão Grande "serán rehabilitadas por completo 112 casas que fueron destruidas por el incendio", según Alves, y además serán restauradas otras 15 que también fueron dañadas por las llamas, aunque en menor medida.

    Para canalizar todas las acciones previstas por el Gobierno y para ayudar a todas las personas afectadas, Pedrógão Grande ha puesto en marcha un Gabinete Operacional de Recuperación y Reconstrucción.

    En toda la zona incendiada hay más de 2.000 agricultores afectados y 49 empresas que también sufrieron las consecuencias de los incendios, cuyas llamas permanecieron activas durante seis días.

    El turismo es otro de los sectores damnificados, ya que el ocio y la naturaleza son algunos de los atractivos del entorno de Pedrógão, ahora ennegrecido por el efecto de las llamas.

    Valdema Alves hizo un llamamiento durante la entrevista para que "los españoles no dejen de visitar la zona", puesto que es un sector muy importante para la economía local.

    En esta zona de la región Centro de Portugal se localiza la red de "Aldeias do Xisto", un conjunto de pueblos muy singulares cuyo denominador común son las casas construidas a base de piedra de pizarra.

    El sentimiento de toda la comarca es el de "tristeza", ya que "aquí todos estamos heridos", admitió el alcalde.

    "No es fácil, no es fácil", exclama Valdemar Alves, a la vez que reconoce la labor diaria que día a día hacen los equipos médicos y psicológicos que están desplazados en la zona.

    También lamenta que, después de un mes, aún hay cinco víctimas hospitalizadas, "una de ellas un niño".

    Uno de los heridos, un varón oriundo de Pedrógão Grande con residencia en Lisboa, se encuentra en una unidad hospitalaria especial de Valencia, ya que necesitará un trasplante especial en la piel a causa de las quemaduras.

    A pesar de la desgracia, el alcalde se siente "muy orgulloso" con todo lo que se está haciendo para ayudar a las personas afectadas por el incendio de mayores dimensiones de la historia reciente de Portugal.