ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • AFGANISTÁN CONFLICTO

    El conflicto afgano marca un nuevo récord de víctimas civiles en el primer semestre

    17 de julio de 2017

    Kabul, 17 jul (EFE).- El conflicto afgano marcó un nuevo récord de muertes de civiles, con 1.662 fallecidos en los primeros seis meses del año, un 2% más que en 2016, incluido un aumento de decesos de niños y de mujeres del 9% y 23%, respectivamente, informó hoy la misión de la ONU en este país (UNAMA).

    En su informe de mitad de año, la UNAMA señala que los ataques suicidas y "complejos" (aquellos ligados con asaltos de insurgentes a instalaciones) se han incrementado en un 15% en este periodo, con 3.581 heridos entre el 1 de enero y el 30 de junio.

    Aunque en general las víctimas civiles del conflicto afgano continuaron "en los mismos niveles altos del año pasado", el "daño extremo" a los civiles continúa en medio de un "empeoramiento" de la situación relacionada con los atentados suicidas.

    Los números muestran un total de 174 mujeres muertas y 462 heridas, mientras que 436 niños perdieron la vida y 1.141 sufrieron lesiones.

    Según la UNAMA, el incremento de víctimas entre niños y mujeres se debió en parte al uso de artefactos explosivos improvisados y los ataques aéreos en áreas muy pobladas.

    "El costo humano de esta fea guerra en Afganistán -pérdida de vidas, destrucción y sufrimiento inmenso- es mucho más alto", indicó en el reporte el representante especial del secretario general de la ONU, Tadamichi Yamamoto, jefe de la UNAMA.

    En ese sentido, llamó a "detener inmediatamente" el "abominable" uso de artefactos explosivos improvisados.

    Según la ONU, el 40% de todas las bajas civiles (596 muertes y 1.483 heridos) fueron causados por fuerzas "antigubernamentales" usando este tipo de artefactos, incluyendo los atentados suicidas.

    Sólo en ataques suicidas y ataques complejos murieron 259 civiles y 892 resultaron heridos.

    De ellos, destacó el que tuvo lugar en Kabul el pasado 31 de mayo, que causó, según la UNAMA, la muerte de 92 civiles.

    El Gobierno afgano informó de que en aquel atentado, el peor desde la invasión estadounidense en 2001, murieron 150 personas, incluidos militares y personal de seguridad.

    En total el 19% de las víctimas civiles se han producido en Kabul, seguido por las provincias sureñas de Helmand y Kandahar, y la oriental Nangarhar.

    El informe responsabiliza a las fuerzas antigubernamentales del 67% de las víctimas (1.141 muertes y 2.348 heridos), un 12% más que en el mismo periodo del año pasado.

    Las fuerzas progubernamentales fueron responsables de la muerte de 327 civiles y de causar heridas a 618, un 21% menos, aunque la misión de la ONU subrayó que se ha producido un incremento del 43% de muertos y heridos por ataques aéreos.

    El informe incluye una valoración del alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, quien calificó las cifras de "espeluznantes" y dijo que no pueden expresar completamente el "auténtico sufrimiento" del pueblo afgano.

    Desde que empezó a contabilizar las víctimas civiles del conflicto afgano en enero de 2009, la ONU ha informado de la muerte de 26.500 civiles y de 49.000 heridos.

    Tropas afganas recuperan un distrito clave en una operación con 80 talibanes muertos

    Kabul, 17 jul (EFE).- Las fuerzas afganas recuperaron hoy el control de un estratégico distrito tomado por los talibanes hace nueve meses en la provincia de Helmand, en el sur del país, en una operación en la que han muerto unos 80 insurgentes, informaron a Efe fuentes oficiales.

    Desde la demarcación administrativa de Nawa, los talibanes amenazaban con tomar la capital provincial, Lashkargah, situada a apenas 20 kilómetros del distrito tomado hoy por las tropas afganas tras dos días de enfrentamientos, indicó el portavoz del Ministerio de Defensa afgano, Dawlat Waziri.

    "Nuestras fuerzas capturaron el distrito hoy y las operaciones de despeje continúan en las áreas alrededor del centro de la demarcación", detalló, al referirse a una zona en la se concentran los edificios gubernamentales y cuya toma es considerada sinónimo de la caída de una región.

    Desde el lanzamiento de la ofensiva en Nawa la mañana del sábado, que se desarrolla con apoyo aéreo de Estados Unidos, al menos 80 talibanes han muerto y otros doce han resultado heridos, de acuerdo con el portavoz.

    El bando de las fuerzas de seguridad, por su parte, sufrió al menos dos bajas en la ofensiva, dirigida a acabar con la presencia de insurgentes en los alrededores de Lashkargah, dijo el portavoz del gobernador provincial, Omar Zwak.

    En un comunicado, la oficina del gobernador cifró en más de una veintena el número de bombardeos perpetrados contra posiciones talibanas en los últimos dos días, en su mayoría por parte de EE.UU., y afirmó que se desactivaron 185 minas colocadas por los insurgentes para dificultar el avance de las tropas.

    La mayor productora mundial de opio y fronteriza con Pakistán, Helmand es una de las provincias más inseguras del país y los talibanes controlan actualmente seis de sus 14 distritos, aunque también tienen una fuerte presencia en buena parte del territorio restante de la región.

    En los últimos dos años, los insurgentes han tratado de conquistar su capital en diversas ocasiones.

    Desde el fin de la misión de combate de la OTAN en enero de 2015, los talibanes han ganado terreno en diversas partes de Afganistán y en la actualidad controlan, tienen influencia o se disputan con el Gobierno al menos el 43 % del territorio, según datos de Washington.