ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • YIHADISTAS FILIPINAS

    Hallan un alijo de droga de yihadistas que combaten en el sur de Filipinas

    19 de junio de 2017

    Manila, 19 jun (EFE).- Las Fuerzas Armadas de Filipinas hallaron hoy once kilos de metanfetamina en posiciones arrebatadas a los yihadistas en la ciudad sureña de Marawi, donde los combates entre soldados e islamistas afines al Estado Islámico (EI) superan los 340 muertos.

    El alijo, con un valor de mercado de entre 110 millones y 250 millones de pesos (entre 2 y 4,5 millones de euros o entre 2,2 y 5,1 millones de dólares), fue encontrado por los militares después de que un grupo insurgente se viera obligado a abandonar la posición desde donde combatía durante un tiroteo, según el comunicado.

    Los paquetes de "shabú", como se conoce esta droga entre las clases marginales de Filipinas, fueron recogidos de una vivienda junto a cuatro armas de fuego, apunta en un comunicado el Comando de Mindanao Occidental.

    Aunque no es la primera vez que se encuentra shabú en posiciones de los rebeldes, se trata de la mayor incautación hasta el momento, revelaron las Fuerzas Armadas.

    El hallazgo es una prueba de que los yihadistas del sur del país están vinculados a actividades delictivas y se financian con el tráfico de drogas, según el comunicado.

    El alijo, de alta calidad, también demuestra, según los militares, que los insurgentes son "individuos enloquecidos por la droga que se encuentran en éxtasis" durante los combates, lo que plantea un peligroso reto para las tropas que tratan de recuperar los cuatro últimos barrios tomados por los terroristas en Marawi.

    Liderados por el islamista Isnilon Hapilon y por los cabecillas de la guerrilla local Grupo Maute, los rebeldes siguen resistiendo en Marawi las acometidas de las Fuerzas Armadas, que tratan de acabar con la rebelión mediante ataques aéreos, bombardeos y operaciones sobre el terreno.

    Entre 500 y un millar de civiles permanecen atrapados en la zona aún controlada por los yihadistas, lo que dificulta las operaciones del Ejército.

    Los combates, iniciados el 23 de mayo con una insurrección armada de Maute, suman 257 rebeldes muertos, así como 62 miembros de las fuerzas de seguridad y 26 civiles según las cifras oficiales, mientras casi la práctica totalidad de los más de 200.000 habitantes de Marawi han huido o han sido evacuados.