ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • DÍA REFUGIADO

    El número de desplazados forzosos alcanza la cifra récord de 65,6 millones

    19 de junio de 2017

    Nairobi, 19 jun (EFE).- Uganda recibió el pasado año 532.725 nuevos refugiados, siendo el país que recibió el mayor número de refugiados en todo el mundo, de un total de 65,6 millones de desplazados a nivel global, informó hoy el Consejo de Refugiados Noruego (NRC por sus siglas en inglés).

    La crisis de refugiados derivada del conflicto en Sudán del Sur obligó a 1,9 millones de personas a huir a través de la frontera, de los que aproximadamente la mitad encontraron refugio en Uganda, informó en un comunicado el NRC, que trabaja en la zona.

    "Más de 2.000 personas cruzaron la frontera desde Sudán del Sur hacia Uganda cada día durante los últimos doce meses. Las fronteras deben mantenerse abiertas, pero no podemos esperar que un país como Uganda se haga cargo de todo el proyecto de ley", dijo el secretario general del NRC, Jan Egeland.

    A pesar de ello, Uganda solo recibió el 17% de la financiación necesaria para proporcionar un apoyo básico a los refugiados y las comunidades locales de acogida en lo que va del año, denunció el Consejo.

    "El sistema de protección de refugiados se derrumbará si no aumentamos nuestro apoyo a países como Uganda. Los países más ricos y más estables de Europa a Estados Unidos hacen lo posible para mantener alejados a los refugiados y no financian adecuadamente a países acogedores", denunció Egeland.

    Un total de 65,6 millones de personas fueron desplazadas debido a la guerra y la persecución a comienzos de 2017, según los últimos datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), revelaron hoy desde Ginebra.

    NRC alertó que a la sombra de las crisis en Siria e Irak, los conflictos en la República Democrática del Congo, Nigeria y Sudán del Sur obligaron a millones de personas a huir de sus hogares también.

    ACNUR ya pidió este año ayuda "urgente" a la comunidad internacional para gestionar la llegada masiva de refugiados sursudaneses, que ha puesto a Uganda "al borde del desastre".

    Desde principios de 2017, más de 172.000 personas han huido a Uganda, pero el éxodo se ha acelerado en marzo, cuando el promedio de llegadas ha superado las 2.000 diarias.

    Pese al flujo masivo e incesante de refugiados, el país no ha cerrado las fronteras en ningún momento y no se plantea hacerlo, dijo el primer ministro de Uganda, Ruhakana Rugunda.

    El número de refugiados en África ha pasado de 2,6 millones en 2011 a casi el doble, con cerca de cinco millones en 2016, según ACNUR.

    Del total de 65,6 millones de personas desplazadas, 40,3 millones fueron desplazados internos y 25,4 millones habrían buscado refugio fuera de su país.

    AI critica el desamparo de miles de refugiados sursudaneses en Uganda

    Nairobi, 19 jun (EFE).- Amnistía Internacional (AI) denunció hoy la situación de desamparo que sufren miles de refugiados sursudaneses que han huido a Uganda, donde la falta de financiación de los donantes está provocando que muchos de ellos no tengan acceso a servicios básicos como alimentos y agua.

    En la víspera del Día Mundial del Refugiado, AI lanzó un nuevo informe en el que documenta los efectos de una financiación insuficiente para las personas refugiadas, "que no deben convertirse en las últimas víctimas de una vergonzosa falta colectiva de cooperación internacional".

    "Uganda ha seguido mostrándose receptiva y generosa en un momento en que muchos países están cerrando sus fronteras a las personas refugiadas, pero está sometida a una increíble tensión porque los fondos se están agotando y siguen llegando a diario miles de personas de Sudán del Sur", alertó el director regional de AI, Muthoni Wanyeki, en un comunicado.

    En el mes de mayo, solo se había recibido el 18 por ciento de los fondos que necesita la Agencia de Naciones Unidas par los Refugiados (ACNUR) para atender a la población refugiada en Uganda, según el informe.

    AI confía en que la situación mejore con la celebración el próximo jueves de la cumbre de la Solidaridad de Uganda con los Refugiados a la que asistirá, entre otros líderes internacionales, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres.

    En ese sentido, señaló que "los donantes, en especial Estados Unidos, los países de la Unión Europea, Canadá, China y Japón, deben intensificar su apoyo a Uganda garantizando la llegada a tiempo de los fondos necesarios para atender las necesidades a corto y largo plazo de la población refugiada".

    Un equipo de la organización se desplazó a diferentes asentamientos en el norte de Uganda donde residen los refugiados y documentó la falta de comida, agua, cobijo y otros servicios básicos debida a la falta de ayuda internacional.

    "Lo peor aquí es el agua y la falta de comida. Antes daban comida, pero ya se ha acabado. El agua en un gran problema (...) La población es enorme, pero sólo traen una vez al día", afirmó Amina, que reside en el asentamiento de Pagyrina tras huir de Sudán del Sur junto a su esposo y sus hijos.

    El informe denuncia que hay una grave falta de apoyo a grupos vulnerables, como los menores no acompañados, las personas con discapacidad y las personas ancianas.

    La crisis en Sudán del Sur ha obligado a 1,9 millones de personas a huir a través de la frontera, de los que aproximadamente la mitad han encontrado refugio en Uganda.

    Los refugiados sursudaneses que llegan a Uganda huyen de casos de tortura, homicidios indiscriminados, violaciones y saqueos generalizados.

    "El motivo de que me fuera es que (...) mataron a mi esposo. Entraron en la casa, le dispararon y empezaron a violarme", relató Jane, de 28 años.

    Sudán del Sur es escenario de un conflicto que estalló en diciembre de 2013 entre el presidente, Salva Kiir, y las fuerzas leales al líder de la oposición armada, Riek Machar.

    A pesar de que ambas partes firmaron un acuerdo de paz en agosto de 2015, el conflicto se reanudó en julio de 2016 y desde entonces la violencia ha ido en aumento.

    Uganda recibió el pasado año 532.725 nuevos refugiados, siendo el país al que fue mayor número de refugiados en todo el mundo, de un total de 65,6 millones de desplazados a nivel global, según cifras de Consejo de Refugiados Noruego (NRC por sus siglas en inglés).