ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • FORO PAZ

    La educación de hombres y mujeres, clave para acabar con la violencia de género

    21 de abril de 2017

    Madrid, 21 abr (EFE).- El trabajo activo de las mujeres en la lucha contra la violencia de género es tan importante como la educación de los hombres y de la sociedad en general, con el fin de eliminar las relaciones de poder basadas en la desigualdad.

    Así lo resumieron hoy un grupo de expertas internacionales, con notable presencia latinoamericana, durante el I Foro de Violencias Urbanas, que acoge Madrid y donde se analizó la violencia contra la mujer en el entorno urbano, tanto a nivel público como privado.

    Para la secretaria de la Mujer de la alcaldía de Bogotá, Cristina Vélez Valencia, la clave está en educar al hombre, pero desde la perspectiva del humor, como ha hecho su ayuntamiento durante los últimos meses con la campaña "Sin Vergüenza", que les anima a no sentirse avergonzados de ayudar en el hogar.

    "No podemos hacer a los hombres conscientes de su posición privilegiada llamándoles asesinos, tenemos que utilizar el humor", explica Vélez, quien apuesta por una visión transversal de las políticas públicas para luchar contra la violencia machista.

    Las expertas analizaron tanto la violencia que sufre la mujer en el entorno privado - la perpetrada por familiares y parejas-, como la que padecen en lo público, tales como la trata y la mutilación genital femenina que, según denuncian, "está a vista de todos".

    La activista contra la ablación en Kenia y Tanzania Nice Nailantei narró cómo tuvo que huir en varias ocasiones para evitar esta mutilación de la que, según lamenta, muchas de sus amigas y hermanas no pudieron escapar.

    "Yo creo que hay que involucrar a los hombres, educarles para que rechacen estas prácticas y no marginen a las mujeres que no se someten a la circuncisión femenina", afirmó Nailantei, quien ha luchado durante años para hacer entender a niños y mayores que la ablación es un tipo de violencia de género.

    Todas las expertas coincidieron en involucrar a los gobiernos locales, aunque también a los estatales, para que tomen medidas valientes.

    Las mujeres refugiadas y las desplazadas internas son las mayores olvidadas de estas políticas, explicaron las ponentes, ya que sólo las iniciativas civiles se hacen cargo de su bienestar.

    Este es el caso del proyecto colombiano "La ciudad de las mujeres", que lleva dieciocho años trabajando en la región de los Montes de María para dar sustento y refugio a mujeres desplazadas por el conflicto armado y por las violaciones sistemáticas de sus derechos humanos.

    "Estas mujeres y niños se estaban muriendo por la desnutrición, pero eran invisibles para el Estado", explica Patricia Guerrero, fundadora de la Liga de Mujeres Desplazadas y gestora del proyecto.

    En el caso de España, el problema no que si bien hay legislación que protege a las mujeres contra la violencia, ésta no cuenta con los recursos suficientes para que se desarrolle.

    "Ahora hay una necesidad de ver un impacto positivo en la mujer de las políticas públicas que emprendemos", afirmó la alcaldesa de la localidad catalana de Badalona (noreste de España), Dolors Sabater Puig, quien apostó por una gobernanza compartida con la población y que involucre a las mujeres.

    La educación para que las mujeres emprendan una política activa en la lucha por sus derechos y de los hombres para que adquieran conciencia de sus privilegios son, unidos a la inclusión de la perspectiva de género en la política, algunas de las claves para combatir la violencia de género, según concluyeron.

    Las ciudades acuerdan ir más allá del "castigo" en los planes contra la violencia

    Madrid, 21 abr (EFE).- Los gobiernos locales y las organizaciones de la sociedad civil participantes en el foro sobre la violencia han suscrito el "Compromiso de Madrid de Ciudades de Paz" para promover "la cultura de paz", crear planes contra la violencia que no se queden solo en el "castigo" y luchar contra la corrupción.

    Estos objetivos constan en las conclusiones de la primera edición del Foro Mundial sobre las Violencias Urbanas y Educación por la Convivencia y la Paz, que ha reunido en Madrid desde el miércoles a un centenar de alcaldes de todo el mundo para buscar soluciones a la violencia en las ciudades.

    El compromiso, de diez puntos, incluye crear una Secretaría Técnica internacional que haga que el foro siga vivo como parte "de la agenda internacional de las ciudades".

    Además, reafirma la intención de crear alianzas globales, municipales y ciudadanas para la promoción de la cultura de convivencia y paz.

    También se apuesta por implantar y supervisar planes de acción para la prevención de violencias en "estrecha colaboración" con las distintas administraciones.

    Otro objetivo es buscar mecanismos contra la corrupción, "una lacra social" que socava la democracia, produce un incremento de los costes de bienes y servicios y "destruye los valores éticos y espirituales como el de solidaridad y justicia".

    "Muchas de las causas de las violencias urbanas se explican por los procesos de corrupción", recoge el documento.

    Los entes firmantes se comprometen a realizar un diagnóstico sobre las causas de la violencia en su ciudad, elaborar programas para la educación en la no violencia y dotarlos de los recursos necesarios, unos proyectos que servirán para construir en el plazo de dos años una "Agenda local sobre violencias urbanas y educación para la convivencia y la paz".

    En concreto, el desarrollo de estos planes implica fomentar la equidad y la inclusión social, las políticas de los "cuidados" para que estas tareas tradicionalmente atribuidas a las mujeres sean visibles y socializadas "a través de la acción de la comunidad".

    El "Compromiso por Madrid" insta a elaborar programas contra las violencias que no se queden en un "enfoque de persecución y castigo" sino que ahonden en las causas y raíces de las violencias para de ese modo integrar la prevención.

    También muestran las ciudades su voluntad de promover iniciativas de respeto a la diversidad y de implementar programas de acceso a la vivienda, el trabajo decente, la integración o el fomento de la economía social.

    Grynspan destaca la importancia de los municipios para acabar con la violencia urbana

    Madrid, 21 abr (EFE).- La secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, destacó hoy la importancia de los municipios para acabar con la violencia urbana y apuntó a la "contradicción" de que este sea uno de los fenómenos "más graves" en "una región de paz como América Latina".

    Grynspan participó en la clausura del Foro Mundial sobre las Violencias Urbanas y Educación para la Convivencia y la Paz, celebrado en Madrid desde el miércoles pasado, y que cerró junto a los alcaldes de Madrid, Manuela Carmena, y de La Paz, Luis Revilla.

    "Vivir sin violencia es posible", aseguró la costarricense, antes de poner como ejemplo a algunas ciudades colombianas, como Medellín, que han visto reducida la violencia tras el proceso de paz emprendido en el país sudamericano.

    En ese sentido, calificó de "indispensable" la acción de los municipios y aprovechó para felicitar a la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI) y al resto de participantes del foro "por asumir una serie de compromisos que tendrán un impacto real en la calidad de vida de sus poblaciones".

    "Yo he visto barrios resurgir gracias a la recuperación de los espacios públicos, he visto comunidades que reducen el crimen desde la cultura y la educación. Las experiencias de éxito coinciden en la importancia de los actores locales y la apropiación de las iniciativas por parte de los mismos ciudadanos", contó.

    Pese a ello, reconoció que "el miedo es mal consejero para los que creemos en la buena política" y a su vez "produce relaciones extremas y nos provoca reacciones defensivas, que es la experiencia de millones de personas en América Latina".

    Grynspan recuperó unos datos del Latinobarómetro que reflejan que "casi la mitad de los latinoamericanos dice sentir miedo todo el tiempo o casi todo el tiempo de ser víctima de la delincuencia".

    "Esta realidad entra en abierta contradicción con el hecho de que nuestra región es actualmente una región de paz, la única región en el mundo en donde ningún país se encuentra involucrado en un conflicto armado, dentro o fuera de sus fronteras", explicó.

    Asimismo, recordó "la lacra de la violencia de género, transversal en la sociedad" y lamentó que la región haya tenido que "inventar una figura en el código civil, el feminicidio", para condenar un crimen que sufren las mujeres "solo por el hecho de ser mujer".

    Pese a todo ello, quiso cerrar su discurso con optimismo y se mostró convencida de que "uno solo puede cambiar la realidad sabiendo que se puede cambiar" e invitó a los asistentes y participantes del foro a ser "conscientes de los retos que tenemos por delante pero también de nuestra propia capacidad para el cambio". EFE