ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • URUGUAY MÚSICA

    La versión uruguaya de los Beatles llega por 1ª vez a la ciudad natal de la banda inglesa

    18 de agosto de 2018

    Montevideo, 18 ago (EFE).- Peinados, expresiones, ropas, instrumentos y los movimientos de los cuatro uruguayos que integran The 4 Beats, banda tributo a los Beatles, vuelven a dar vida a John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr, que volverán a lucirse, por primera vez en versión uruguaya, dónde todo empezó.

    A partir del próximo 23 de agosto, los pioneros uruguayos en acudir a la cuna de uno de los grupos más aclamados de la historia en el marco de la Beatle Week de Liverpool, tocarán en este evento que reunirá a 70 bandas de 20 países.

    Durante esa semana, los Beatles charrúas tendrán que tocar once veces en un lapso de seis días en los diferentes escenarios habilitados a lo largo de la ciudad inglesa, entre los que se incluye el mítico The Cavern, donde se forjaron los primeros pasos de los creadores de clásicos como "Let It Be", "Here Comes The Sun", "Come Together" y "Hey Jude".

    En una entrevista con Efe, Bruno D'Angelo, encargado de interpretar a Harrison en los escenarios, sostuvo que acudir a este festival es "un sueño cumplido", y por ello preparan "alguna que otra sorpresa" -que prefieren no revelar-, ya que no quieren "dar siempre el mismo show".

    Sin embargo, alcanzar este logro no fue fácil para los músicos, quienes consiguieron la invitación al evento después de que el propietario de The Cavern los viera tocando en Buenos Aires.

    "Fuimos a participar a la semana Beatle latinoamericana en Buenos Aires (...) ahí fue cuando nos vio Bill Heckle, que es el propietario de The Cavern y nos invitó para ir allá. Quedamos entre las cinco mejores bandas de Latinoamérica y un tiempo después del festival nos mandaron un correo diciendo que nos había visto Bill y que nos invitaba a tocar", detalló el guitarrista.

    Esta oportunidad en Inglaterra será la segunda vez que Martín Gómez, Bruno Leites, Nicolás González y Bruno D'Angelo toquen más allá de sus fronteras, aunque en el escenario estas identidades quedan fuera y se convierten en Paul, Ringo, John y George, respectivamente.

    "La gracia que tiene de repente hacer esto es que necesitas meterte mucho en el personaje (...) lo tienes que sentir, cada uno tiene muy incorporado el personaje dentro. Es subir al escenario y disfrutarlo pero también tienes que mirar videos, posturas...", declaró González.

    Además de aprenderse las canciones de los cuatro de Liverpool, deben memorizar cada gesto y movimiento de sus alter ego, aunque, para el intérprete de John Lennon, lo más difícil de imitar es "la parte musical".

    "En realidad una de las cuestiones más difíciles a la hora de hacer un Beatle son las voces, hay que cantar como McCartney, hay que cantar como John Lennon, son temas complicados. Cada uno quiere mucho a su Beatle", confesó el propio Harrison instantes después de dejar su atuendo diario de Bruno durante la entrevista con Efe.

    Los uruguayos encarnan hasta tal punto a los Beatles que incluso emplean los mismos instrumentos, algo que no resulta "ni barato ni fácil" de conseguir.

    Más de cuatro años han pasado ya desde que Nicolás, que por aquel entonces vivía en España, comenzó a comprar estos instrumentos, fruto del fanatismo, sin saber que acabarían por unirlo a sus tres compañeros y lo llevarían a formar una banda que afronta su momento de mayor auge.

    La primera vez que se reunieron lo hicieron para tocar "I Saw Her Standing There", tema incluido en el primer álbum lanzado por el conjunto de Liverpool, "Please Please Me", en el año 1963.

    A pesar de que recuerdan este tema con especial cariño por ser el primero, D'Angelo confiesa que no tienen canciones favoritas, algo parecido a lo que sucede con el público que acude a verlos.

    "'Yellow Submarine' nos la piden mucho, nos piden todo tipo de temas, como su repertorio es muy amplio y casi todos los temas son conocidos cada uno tiene su favorito", destacó.

    Algo que los sorprende es la variedad del público que acude a sus conciertos, entre el que esperarían "ver a gente mayor", aunque el hecho de que acudan "incluso niños" es "lo más lindo".

    Además del sueño que está a punto de cumplirse cuando su avión aterrice en Liverpool el próximo día 20, la banda conserva otros objetivos que, por muy ambiciosos que sean, no creen imposibles, como el de "tocar con Paul McCartney".

    Para la vuelta de la Beatle Week planean trabajar en "un show bastante grande", en el que incluirán "contenido multimedia" y contarán con el refuerzo de una orquesta, como ya hicieran en su momento los ingleses, solo que esta vez será el público en Uruguay el que tenga la oportunidad de disfrutar de la versión nacional de los Beatles en pleno siglo XXI.