ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • FESTIVAL MAD COOL

    Jack White electriza un Mad Cool sin más incidencias que las musicales

    13 de julio de 2018

    Javier Herrero/Pepi Cardenete

    Madrid, 13 jul (EFE).- La segunda jornada del Mad Cool ha arrancado con mejoras en los accesos que enturbiaron el preámbulo de ayer, aunque aún con detalles por pulir como las colas en los bares de este descomunal festival que, hoy más animado, ha reencontrado a un electrizante Jack White con Madrid.

    El autor de "Lazaretto" (2014), que ostenta el título del vinilo más vendido del mercado desde que existen controles, le hurtó a Madrid la posibilidad de escucharlo en vivo y hoy, en su primera visita a la ciudad desde 2012, no puede decirse que haya aliviado la falta, con una exigua representación en el repertorio.

    Tampoco es que se haya prodigado mucho en la excusa de esta gira, su siguiente álbum, "Boarding House Reach" (2018), del que concierto tras concierto, siempre marcados por la rotación de piezas, solo tiene una terna fija: el sencillo "Connected by love", "Corporation" y "Over and over and over".

    Pasados unos pocos minutos de las diez de la noche, este ha sido el escogido para sonar en segundo lugar en su concierto en Mad Cool, en el que ha abundado en todas sus encarnaciones musicales.

    Especialmente en su pasado con The White Stripes, lo que podría verse como una concesión con el gran público, aunque no se ha olvidado de sus otras vidas, en solitario o como miembro de The Raconteurs y Dead Weather.

    Tras el relativo sopor que ha supuesto Snow Patrol, la suya ha sido la pegada más contundente de la primera mitad de esta jornada con el volumen casi saturado, la guitarra chisporreteando electricidad y alaridos distorsionados en los momentos más roqueros, pero sin perder el pulso a los arreglos preciosistas.

    Se ha atrevido asimismo a internarse en los vericuetos más apegados al blues, como "Connected by love", o al rock and roll, como en "Hotel Yorba", "una canción que he escrito esta mañana", ha bromeado sobre este clásico de White Stripes, de los que no podía dejar de tocar "Seven nation army" como clímax popular de la velada.

    Otro clímax se ha vivido en torno a las 21,45 horas cuando Snow Patrol, tras una década de ausencia en Madrid, ha arrancado un "oh" generalizado con los primeros acordes de "Chasing Cars", un clásico que ha defendido el vocalista Gary Lightbody tras tener que afinar en riguroso directo su "fucking" guitarra tras las tres primeras canciones.

    Antes de que Snow Patrol y Jack White irrumpiesen en los principales escenarios del Mad Cool, más de una decena de bandas habían caldeado el ambiente desde la apertura a las 18,00 horas, cuando ya era notable la afluencia de personas, al contrario que el día anterior, en el que esa franja de conciertos se iniciaba con escasa audiencia por las largas colas.

    Aunque más allá de los más calmados accesos, las incidencias han seguido en este gigantesco festival. Un error que sumar a las esperas en las barras de alcohol, algo que la organización respecto de la jornada anterior no ha logrado paliar junto con los problemas para pagar con tarjeta en algunos puntos.

    Llamados por su divertida propuesta o en busca de un parapeto frente al sol, muchos de los asistentes han acabado en la primeras horas bajo la carpa electrónica para disfrutar de Sofi Tukker y bailar al son de la dulce voz del 50 por ciento femenino de este dúo neoyorquino de house y EDM, mientras la parte masculina percutía cajas de ritmos con anagramas de animales colgadas del techo.

    Mucho público, especialmente extranjero, ha arrastrado también James Bay hasta uno de los escenarios medianos para disfrutar de este cantautor con tintes roqueros que llegó a ser merecedor de tres nominaciones a los Grammy.

    Muy disciplinado sobre las tablas, la del británico se ha mostrado como una propuesta muy correcta pero domesticada, igual que su desaparecida melena larga, con pequeñas sorpresas como su guiño a "Simply the best" de Tina Turner y su éxito "Hold back the river".

    Los ecos de este espacio se colaban otra jornada más en el escenario contiguo, mientras sonaba el post-hardcore de sus paisanos Marmozets, castigados no solo por esta mezcla de sonidos insoportable, también por las idas y venidas del audio, una lástima teniendo en cuenta además que, junto con la de Jain, la suya era de las pocas ofertas con mujeres destacadas del cartel.

    Exigua ha sido también la oferta española, pero ahí estaban los pujantes Morgan para reforzar la cuota no solo de talento nacional, sino también de la femenina gracias a la poderosa voz de Nina, mientras el inglés Ben Howard despedía la tarde con colores de folk alternativo y ambiental enriquecido con toques electrónicos, un violín y un violonchelo.

    Artic Monkeys, Alice In Chains y Franz Ferdinand continuarán la segunda jornada del Mad Cool, que ha recibido, como ayer y al igual que mañana con el gran colofón, a 80.000 adictos a la música.