ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • FRANCIA MÉXICO

    París homenajea a los cineastas mexicanos que mostraron sus cortos en Cannes

    23 de mayo de 2018

    París, 23 may (EFE).- El Instituto Cultural de México en París homenajeó hoy a los cuatro jóvenes mexicanos que exhibieron sus cortometrajes en la pasada 57 edición de la Semana de la Crítica del Festival de Cannes.

    El honor recayó en "Aguas tranquilas, aguas profundas", de Miguel Labastida; "Lo que no se dice bajo el sol", de Eduardo Esquivel; "Tierra de brujas, mar de sirenas", de Delia Luna, y "Vuelve a mí", de Daniel Nájera.

    Tras el desembarco de esos cuatro cortos en la Costa Azul, el programa siguió en París con su proyección y una charla mantenida con dos de esas jóvenes promesas, Labastida y Esquivel, sobre el proceso de creación y su experiencia en el certamen.

    "Fue la proyección más impresionante y más bonita que presencié", dijo Esquivel, formado en la Universidad de Guadalajara, mientras que Labastida aprovechó para recordar la diferencia entre los públicos.

    "En México, algunas escenas provocaron muchas risas, se quedaron con el toque humorístico. En cambio, en Cannes vieron otra realidad, les impactó de otra manera y lo tomaron por el lado político y social", explicó.

    Ambos directores destacaron las oportunidades que pueden crear los avances digitales, aunque insistieron en que lo más importante es tener claro lo que se quiere transmitir al espectador.

    Sus cortometrajes fueron mostrados en Cannes en el marco de la asociación entre la Semana de la Crítica, que se celebró entre el 9 y 17 de mayo, y el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM).

    La Semana, apartado paralelo de Cannes creado en 1962 por el Sindicato Francés de la Crítica de Cine, está consagrada a descubrir jóvenes promesas, de quienes proyecta sus primeros o segundos largometrajes, y apostó en su día por Guillermo del Toro o Alejandro González Iñárritu.

    La alianza entre Cannes y Morelia se remonta a la génesis de este último, en 2003, cuando se acordó que el FICM proyectaría las películas de la Semana, y dos años después se abrió el camino inverso con una selección de proyectos mexicanos.