ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • BOLIVIA LITERATURA

    "Potosí", una denuncia para que no haya más Alicias sin su país de maravillas

    14 de marzo de 2018

    La Paz, 14 mar (EFE).- Alicia vive en un entorno en el que los niños entran a la mina para ayudar a la supervivencia de sus familias, en el que está vigente un modelo de explotación laboral del que nadie se acuerda y que Ander Izagirre, a través de "Potosí", denuncia para que no haya más Alicias sin país de las maravillas.

    El periodista español ha presentado su libro "Potosí" en La Paz con la editorial El Cuervo, un acto la noche de este martes en el Centro Cultural de España para el que reconocía "estar nervioso" a la par que "ansioso" por conocer las impresiones de los bolivianos.

    Siete años de investigación y dos viajes a Bolivia fue lo que necesitó Izagirre para conseguir enlazar de manera magistral la historia de Alicia, una niña minera de Potosí (Bolivia), con un duro contexto político y social que explica la problemática de los niños que trabajan en la mina.

    "Mi afán en el libro era explicar de la manera mejor por qué una niña de 12 años tenía que empezar a trabajar en la mina. Es la pregunta que sostiene el libro", explica a Efe el periodista vasco.

    A través de la historia de esta niña, el autor busca reflejar "todo un sistema que hay alrededor, de saqueo histórico de un país, de violencia en un entorno familiar. Me parecía que una sola historia podía explicar muchas ramas de lo que sucede en Potosí", agrega jovial.

    Izagirre se imagina su obra "como una manera de sacar el debate, de hablar de esto", aunque reconoce que es complicado que "un libro pueda cambiar una situación social de arriba abajo".

    "Potosí es una manera de mantener vivo un relato de una injusticia", apunta.

    Alicia, explica Izagirre, se convirtió en protagonista "por su visión crítica", ya que fue la única que le preguntó "qué pretendía con ese trabajo".

    "El primer contacto con esta niña vi que había una persona muy interesante que rompía todos los esquemas", resume.

    El libro se editó el año pasado con Libros del K.O en España, recibió el Premio Euskadi de Literatura 2017 y fue seleccionado por el diario The New York Times en español como uno de los mejores libros de no ficción.

    Tras su paso por La Paz, Izagirre se dirige a Chile para promocionar su libro mientras se prepara ya la edición en Reino Unido, cuya traducción está dejando divertidas anécdotas para trasladar al inglés los insultos de los mineros bolivianos.

    "El hombre me decía, ¿cómo traduzco al inglés: mono culeao, cara de chuño que te saco la puta?, entonces me lo pregunta y yo no tengo ni idea de cómo ayudarle. Está sudando tinta para traducirlo al inglés", cuenta entre risas.

    Izagirre destaca "el gran trato" que le han profesado ambas editoriales, El Cuervo y Libros del K.O, y lamenta la situación en la que esta última se encuentra por el secuestro en España de "Fariña", una obra que narra la historia del narcotráfico en la región española de Galicia.

    "El caso de 'Fariña', me parece impresionante que se pueda secuestrar un libro por una denuncia por esos detalles, visto desde fuera no tiene ni pies ni cabeza que se secuestre", critica.

    Una denuncia de una persona que aparece en el libro derivó en una orden judicial para impedir la venta.

    El autor subraya que se trata de "una decisión judicial que hay que respetar", pero que le resulta "muy llamativo que coincida con esta ola de represión a cualquier expresión muy celosa de la ley, buscando siempre la manera de silenciar un discurso".

    Antes de poner rumbo a Chile, Izagirre pasará por Potosí para volver a ver a los protagonistas de su obra, con quien mantiene contacto cuando puede, y reconoce que aunque "no es un viaje de trabajo", acabará por encontrar "alguna historia".

    Siete años después de aquel primer viaje, el cronista apunta que "Bolivia tiene un imán especial", por lo que no descarta volver al país en otro momento de su vida.